Se cayó por la escalera porque su pareja dejó los zapatos tirados. La demandó

Un hombre que se cayó por las escaleras de su casa cuando tropezó con un par de zapatos de su entonces prometida no puede demandarla, según la cámara de apelaciones

Sufrió varias fracturas y acumuló más de US$ 80.000 en facturas médicas después de caer por los escalones del sótano de su ahora esposa  en febrero de 2018.

La caída se produjo cuando el esposo no vio sus zapatos porque llevaba una caja de vinagre al sótano que ella le había pedido. Por esos daños, la demandó.

Un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del 8º Distrito de Cleveleand el jueves que los zapatos de Khoury estaban «visibles» y que una persona que hubiera tomado precauciones razonables habría podido detectarlos.

Ella y Walworth se conocían desde hace décadas, comenzaron a salir en 2015 y se comprometieron en 2017, dicen los registros judiciales.

Walworth tropezó y cayó el 18 de febrero de 2018 mientras visitaba la casa de Khoury en el vecindario West Park de Cleveland. Khoury le había pedido que llevara una caja llena de cuatro jarras de vinagre de un galón de su coche al sótano, por lo que arrastró la caja a través de una puerta trasera.

Walworth luego pisó con el pie izquierdo un par de zapatos negros y grises que Khoury dejó en el rellano en la parte superior del sótano, dijo. Perdió el equilibrio y su pie derecho se agarró al borde del escalón. Cayó por las escaleras.

Walworth se rompió los huesos de la pierna, el brazo y la mano. Se sometió a tres cirugías y fue a fisioterapia durante varios meses después de la caída, según los registros judiciales.

Walworth presentó una demanda contra Khoury en octubre de 2019. En documentos judiciales, su abogado Henry Chamberlain argumentó que Khoury creó condiciones peligrosas en su casa y no cumplió con su deber como anfitriona de proteger a un «invitado social» de esas condiciones.

Khoury testificó durante una declaración jurada que regularmente deja sus zapatos junto a la puerta trasera y no pensó en avisarle a Walworth. Dijo que no vio caer a Walworth, por lo que no podía estar segura de que tropezara con sus zapatos. Cuando el abogado de Walworth le preguntó si pensaba que era culpa suya que él se cayera, ella respondió que sí.

Dos abogados provistos por la compañía de seguros del hogar de Khoury argumentaron que sus zapatos estaban expuestos y no constituían un peligro que una persona razonable no podría haber evitado.

Los abogados alegaron el hecho de que  la esposa se sintiera responsable por dejar los zapatos, no significaba que ella asumiera la responsabilidad legal por sus lesiones.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.