Novedades del derecho y las leyes argentinas para el ciudadano

Desventajas para la salud del baño o ducha frecuente

La importancia de la higiene con regularidad pero con equilibrio para un derecho a la salud. Estudios médicos en Ciencia En Zapatillas

El exceso de higiene puede ser perjudicial para la salud, parece. Como todo, el aseo y la ducha o uso de la bañera debe estar  en su justo y razonable equilibrio. Además hay un tema de medio ambiente, por el uso del agua que es un recurso escaso. Veamos.

El médico Robert H. Shmerling,  editor de la revista Harvard Health Publishing advirtió que tomar demasiadas duchas por día podría ser perjudicial para la piel y la salud de nuestro cuerpo en general, al despojarla de su flora bacteriana natural y del aceite esencial que nos protege.

De hecho, se calcula que varios puntos porcentuales de nuestro peso obedece a microorganismos, entre el 1 y el 3% para ser exacto de la masa corporal corresponde a otros seres vivos. Entonces, ¿Qué pasa si nos bañamos muy seguido? ¿Y cuál es la frecuencia óptima para tomar una ducha? La micro biota en juego.

Los hábitos de limpieza e higiene corporal

Mucho se estudia de hábitos, de aquellos comportamientos que hacemos consciente o inconscientemente de manera repetitiva y habitual. Los hábitos pueden ser saludables, según, y nos permiten ahorrar energía mental.

Gerry Garbulsky ha dado muy buenos cursos del tema, y a él remito para verlo en general. El hábito de bañarse parece estar incorporado en buena parte de la sociedad occidental, combatir el olor corporal y disfrutar de un buen baño de inmersión o ducha. Veamos el impacto en la salud.

«Lo que hacemos cuando se trata de hábitos de limpieza está fuertemente influenciado por el marketing. ¿Alguna vez notó que las instrucciones en las botellas de champú a menudo dicen hacer espuma, enjuagar, repetir?«, se pregunta el dr. Shmerling.

«No hay una razón convincente para lavarse el cabello dos veces con cada ducha, pero vende más champú si todos siguen estas instrucciones», afirma. El shampoo y su marketing puede ser nocivo, la publicidad en juego.

Lavarse el cabello todos los días puede quitarle de los aceites naturales, lo vuelve opaco, seco. Según Andrea L. Hayden, directora de la Asociación Internacional de Tricólogos, «solo debes lavarte el cabello dos veces por semana, especialmente si tienes el cabello fino, débil o dañado».

En los días en que no te lavas, aún puedes acondicionar para ayudar a reconstruir la humedad, según Hayden. Si te duchas porque tu cabello luce grasoso o plano, puedes rociarlo con un poco de champú seco o polvo absorbente de aceite.

¿Cuáles son los impactos en la salud de ducharse (o bañarse) todos los días?

La piel normal y saludable mantiene una capa de aceite y un equilibrio de bacterias «buenas» y otros microorganismos, explica el estudio de Harvard. Lavar y fregar los elimina, especialmente si el agua está caliente. Es que hay un equilibrio de bacterias y gérmenes, flora que ayuda a que el cuerpo funcione. Si se lava de más, el efecto puede ser:

-La piel puede volverse seca, irritada o con picazón.
-La piel seca y agrietada puede permitir que las bacterias y los alérgenos rompan la barrera que se supone que debe proporcionar la piel, lo que permite que se produzcan infecciones de la piel y reacciones alérgicas.

-Los jabones antibacterianos en realidad pueden matar las bacterias normales. Esto altera el equilibrio de los microorganismos en la piel y fomenta la aparición de organismos más fuertes y menos amigables que son más resistentes a los antibióticos. Derecho En Zapatillas había alertado de esto ya en el año 2016, sobre el jabón antibacterial y sus efectos nocivos.

-Nuestro sistema inmunológico necesita una cierta cantidad de estimulación por parte de microorganismos normales, suciedad y otras exposiciones ambientales para crear anticuerpos protectores y «memoria inmunológica».

¿Con qué frecuencia debe una persona ducharse?

Obviamente depende del tipo de actividad, las condiciones climáticas, la tolerancia al olor corporal y la comodidad. No es lo mismo volver del gimnasio o hacer actividad física o viajar en un transporte público con el calor del verano.

Si bien no existe una frecuencia ideal para tomar una ducha, los expertos de «Massachussels»sugieren que ducharse varias veces por semana es suficiente para la mayoría de las personas.

Incluso las duchas cortas de  tres, cuatro o cinco minutos que focalicen en las axilas y las partes íntimas pueden ser suficientes.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.