Novedades del derecho y las leyes argentinas para el ciudadano

¿Sudáfrica limita el agua para personas blancas?

Polémica en Sudáfrica por propuesta de cuotas raciales en el uso del agua: ¿justicia histórica o discriminación actual? El portal Newsweek manifiesta que la postura recibe críticas.

Las regulaciones recientemente redactadas en Sudáfrica, están generando indignación sobre el uso del agua para las personas blancas. El país continúa lidiando con la idea de políticas de cuotas raciales destinadas a abordar las desigualdades causadas por el apartheid.

El mes pasado, el gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC), en el poder, publicó regulaciones preliminares que implementarían cuotas raciales para la asignación de licencias de uso del agua para empresas.

La propuesta requiere que todos los solicitantes de uso consuntivo del agua, donde se retira agua de suministros disponibles sin retorno a un sistema de recursos, asignen participaciones a personas negras según el tamaño de la tierra. Los propietarios de negocios que deseen un mayor uso del agua necesitarían tener una mayor participación de propiedad negra.

La medida se vio como parte del impulso del presidente Cyril Ramaphosa para reparar las injusticias raciales históricas de Sudáfrica. En abril, Ramaphosa firmó la nueva Ley de Modificación de la Equidad en el Empleo, una enmienda a una ley de 1998 con nuevas medidas para promover la diversidad y equidad en el lugar de trabajo, incluidas cuotas raciales para 18 sectores económicos.

El jueves, el líder de la oposición, John Steenhuisen, de la Alianza Democrática (DA), criticó la propuesta que apunta al uso del agua, diciendo: “Ahora está más allá de toda duda que el ANC, liderado por Cyril Ramaphosa, está reintroduciendo la discriminación racial en todos los sectores de la sociedad a una escala no vista desde 1994”.

“Lo están haciendo para dividir y gobernar”, dijo Steenhuisen en un comunicado de prensa. “El ANC sabe que está en camino de perder su mayoría en 2024 y espera usar cuotas raciales para incitar a la división racial con estrecho beneficio electoral”.

La cuota propuesta por el ANC no afectaría el consumo individual de agua, pero las licencias de uso del agua que se verían afectadas son críticas para las empresas agrícolas, forestales y mineras, que requieren mucha agua para operar.

Según las regulaciones preliminares del ANC, los propietarios de negocios que usen más de 250,000 metros cúbicos de agua necesitarían al menos un 25 por ciento de propiedad negra, aumentando al 50 por ciento para aquellos que necesiten más de 500,000 metros cúbicos y hasta el 75 por ciento para aquellos que requieran más de un millón de metros cúbicos.

El jueves, Steenhuisen, quien podría reemplazar a Ramaphosa si la DA gana las elecciones generales del próximo año, argumentó que negar el agua a los agricultores que no cumplan con esas cuotas podría tener impactos devastadores en la economía de Sudáfrica.

“Bajo estas cuotas raciales de agua, el ganado morirá de sed porque un granjero tiene el color de piel ‘incorrecto’. Los campos quedarán en barbecho porque quienes los trabajan son ‘indeseables’. Cientos de miles de trabajadores, de todos los orígenes, perderán sus empleos a medida que las industrias agrícolas y mineras resecas se marchiten y mueran”, dijo.

Sudáfrica tuvo durante mucho tiempo políticas de Empoderamiento Económico Negro (BEE, por sus siglas en inglés). Cuando el ANC llegó al poder en 1994, implementó políticas de BEE para reducir la desigualdad y darles a los sudafricanos marginados la oportunidad de participar en la economía del país postapartheid.

Debido a una antigua ley que prohibía a las personas negras adquirir tierras agrícolas más allá de algunas reservas, la reforma agraria ha sido de particular interés para abordar la desigualdad racial en Sudáfrica. Hasta 2018, las personas negras solo poseían el 4 por ciento de las tierras agrícolas del país, a pesar de representar el 80 por ciento de la población.


Fuente: 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.