¿Qué pasa con la carne? Cómo distinguir la carne vacuna de la de caballo.

Qué hacer si venden carne o algún alimento adulterado.

0

Una chica posteó un mensaje en Facebook, por la calidad de la carne. Puede estar adulterada si tiene colorantes o no es apta para consumo. Los aditivos están regulados en el código alimentario.

Se considera como Carne fresca, la proveniente del faenamiento de animales y oreada posteriormente, que no ha sufrido ninguna modificación esencial en sus características principales y presenta color, olor y consistencia característicos.

La carne de ganado fresca que se expenda después de 24 horas de haber sido sacrificada la res, debe mantenerse a una temperatura no mayor de 5°C en cámaras frigoríficas.

Las carnes estarán limpias, exentas de piel y vísceras. Selladas por la inspección sanitaria, salvo en animales pequeños o en las especies y casos debidamente autorizados en que esté permitida.

Es obligatorio reservar las partes selladas de las reses que tengan el sello de la inspección sanitaria que certifica su buena aptitud para el consumo, a los efectos de su presentación cada vez que sea requerida por los funcionarios fiscalizadores.

 

 

 

 

En caso de sospechar adulteramiento, denunciar en el municipio y si hubiese peligro, fiscalía penal del lugar. Es un delito vender un alimento adulterado.

Como recaudos pueden citarse que el establecimiento donde decide realizar la  compra cumpla con criterios básicos de higiene y sanidad, que  cuente con el equipo necesario para mantener y fraccionar el producto y que mantenga los equipos en condiciones, bajo temperaturas e higiene adecuadas.

Las características a observar en el producto son las siguientes.
• Las medias reses deben presentar el sello de la inspección sanitaria que certifica su buena aptitud para el
consumo (requisito impuesto por el Código Alimentario Argentino (CAA).
• La carne que se expenda después de 24 horas de haber sido sacrificada la res, debe mantenerse a una
temperatura no mayor de 5°C en cámaras frigoríficas.
• El color de la carne debe ser homogéneo y parejo en toda la pieza, sin presentar manchas.
• La consistencia de la carne cruda debe ser firme.
• Los letreros de precios deben estar colocados junto a la pieza, nunca clavados en ella.
• La carne picada se debe triturar en presencia del consumidor. Si está ya picada, debe venderse en el mismo
día.
• La carne que ha estado envasada al vacío, al desembalarla puede tener un color marrón poco vistoso debido a
la ausencia de oxígeno. El color normal retorna al poco tiempo de mantenerla abierta.

Leer más: recomendaciones para la compra de carne en carnicerias

¿Carne de caballo?

POr otro lado, algunos respondieron que podría tratarse de carne de caballo, que es más es más roja, no tiene grasa por lo que más flácida, sin forma y es más dulce que la de res. Ingerirla no implica  riesgo para la salud si se cumple con la normativa, pero deben indicar calidad de carne, es legal pero el vendedor debe decir de qué se trata.

“Cuando se ofrece como asado la carnde de caballo es más fácil de detectar debido a su color. El problema es cuando se mezcla en los embutidos, que es lo más común. También se comercializa como carne molida y en milanesas preparadas”, señaló Jerónimo Allende, titular de la asociación protectora PEMPA que se encarga de rescatar y recuperar equinos maltratados al diario El Sol.

El comisario inspector Guillermo Antequera explicó que la gente tiene que sospechar cuando el producto se promociona a un precio muy inferior. “Si la blanda de segunda en cualquier carnicería cuesta $90 y te la ofrecen en un negocio a $40, hay que usar la lógica”.

A pesar de que en la Argentina no se consume carne equina, nuestro país se encuentra entre los principales exportadores mundiales en la materia. En el 2017 se enviaron al exterior 18.000 toneladas fiscalizadas por el SENASA principalmente a la Unión Europea. Los productos con mayor demanda son los frescos, las menudencias, cueros y pieles.

“Esto es una cadena: robo de caballos, faena y distribución con la consecuencia que implica poner en las góndolas carnes que no son aptas para el consumo humano ya que tienen bacterias. Se han detectado escherichia coli e influenza”, aseveró.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.