Sobre la garantía al comprar un auto usado

Qué garantías tenemos al comprar un auto usado, qué considerar en una inspección. Qué dice la ley sobre los vicios redhibitorios y las inspecciones.

0

A la hora de comprar un auto usado no falta el precavido que manda a su mecánico a inspeccionarlo. Esta revisión de práctica puede evitar y prevenir problemas, junto al informe Motortale (ver abajo). ¿Pero qué obligaciones tiene el vendedor?

Obligaciones del vendedor de un auto usado

En primer lugar está la obligación, el deber jurídico del vendedor, de decir los defectos que tiene, de decir lo que funciona bien, lo que no tanto y lo que anda mal. Si el auto fue chocado, si tiene algún problema, algún service pendiente o lo que sepa, de buena fe y razonablemente la verdad.

Es recomendable revisar la chapa, buscar deformaciones y burbujas. También la carrocería, los elementos estructurales del auto, masillados, levantarlo con un gato o criquet, revisar filtros, gomas y burletes. Escuchar el sonido del motor, ver el humo de escape y un checklist que se suma a la VTV y revisión mecánica general.

 

Garantía legal al comprar un auto usado de una agencia o concesionaria

La garantía mínima al comprar un auto usado de un concesionario o empresa o agencia es de 3 meses por ser una cosa usada. Desde ya las partes pueden acordar un plazo mayor. En tal caso, siempre pedir el certificado de garantía que debe ser por escrito en idioma nacional, con redacción de fácil comprensión en letra legible, y contendrá como míni

  • La identificación del vendedor, fabricante, importador o distribuidor;
  • La identificación de la cosa con las especificaciones técnicas necesarias para su correcta individualización;
  • Las condiciones de uso, instalación y mantenimiento necesarias para su funcionamiento;
  • Las condiciones de validez de la garantía y su plazo de extensión;
  • Las condiciones de reparación de la cosa con especificación del lugar donde se hará efectiva.

En caso de que la cosa deba trasladarse a fábrica o taller habilitado el transporte será realizado por el responsable de la garantía, y serán a su cargo los gastos de flete y seguros y cualquier otro que deba realizarse para la ejecución, ley 24240.

Algo a considerar sobre el plazo de garantía es que el tiempo durante el cual el consumidor está privado del uso de la cosa en garantía, por cualquier causa relacionada con su reparación, debe computarse como prolongación del plazo de garantía legal.

La aplicación de las disposiciones precedentes, no obsta a la subsistencia de la garantía legal por vicios redhibitorios. En caso de vicio redhibitorio, dice la ley 24240. Por ende, aparte de la garantía de 3 meses, hay responsabilidad por vicios ocultos y redhibitorios que es así.

Si se compra un auto usado en garantía, se transfiere la garantía, incluyendo de fábrica, esto también vale para lo de abajo.

 

Garantía al comprar un auto usado de un particular, concesionario y agencia; vicios redhibitorios al comprar un auto usado

Entre particulares y también agencias de autos, se aplica el régimen de vicios redhibitorios del nuevo código civil y comercial. Hay que diferenciar entre defectos o vicios o fallas aparentes y visibles, y fallas ocultas.

Según la ley argentina, la responsabilidad por vicios ocultos NO comprende las fallas o defectos del bien que el adquirente conoció, o debió haber conocido mediante un examen adecuado a las circunstancias del caso al momento de la adquisición (excepto que haya hecho reserva expresa respecto de aquéllos).

Si reviste características especiales de complejidad, y la posibilidad de conocer el defecto requiere cierta preparación científica o técnica, para determinar esa posibilidad se aplican los usos del lugar de entrega, dice el nuevo código civil y comercial.

Esta garantía tampoco comprende los defectos del bien que no existían al tiempo de la adquisición, es decir, las fallas ulteriores. La prueba de su existencia incumbe al adquirente, es decir, el comprador debe probar que eran anteriores,  excepto si el vendedor actúa profesionalmente en la actividad a la que corresponde a la transmisión, ej. una agencia.

La garantía sí comprende los vicios redhibitorios, considerándose tales los defectos que hacen a la cosa impropia para su destino por razones estructurales o funcionales, o disminuyen su utilidad a tal extremo que, de haberlos conocido, el adquirente no la habría adquirido, o su contraprestación hubiese sido significativamente menor.

 El comprador de un auto usado tiene la carga de denunciar expresamente la existencia del defecto oculto al garante dentro de los sesenta días de haberse manifestado (artículo 1054 del código civil y comercial). Esto se instrumenta mediante una carta documento.

 Si el defecto se manifiesta gradualmente, el plazo se cuenta desde que el adquirente pudo advertirlo. El incumplimiento de esta carga extingue la responsabilidad por defectos ocultos, excepto que el enajenante haya conocido o debido conocer, la existencia de los defectos.

Esta responsabilidad por defectos ocultos caduca cuando transcurren seis meses desde que lo recibió o puso en funcionamiento el auto usado. Estos plazos pueden ser aumentados convencionalmente, es decir, pactarse un plazo mayor.

Para hacer valer la garantía

Para ejecutar la garantía lo usual es enviar una carta documento más mediación civil. En su caso demanda por resolución de contrato de compraventa automotor, o daños y perjuicios.

También se puede ir vía defensa del consumidor si el vendedor es una concesionaria o agencia de autos. Las opciones no son excluyentes.

 

Extra – informe Motortale para saber el estado de un auto usado

Motortale te brinda un historial del vehículo usado que querés comprar/vender logrando una mayor transparencia en el mercado. Entrá en su web y con el código derechoenzapatillas obtené un bonus de $ 100 para pedir el informe.

 

Anexo con sentencia completa – garantía de un auto usado, vicios redhibitorios

 

n la ciudad de Pergamino, el 22 de mayo de 2014, reunidos en Acuerdo Ordinario los Sres. Jueces de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial Pergamino, para dictar sentencia en los autos N° 1963-13 caratulados “BBB, C/ F. . S. A. S/ DAÑOS Y PERJ. AUTOM. S/ LESIONES (EXC. ESTADO)”, Expte. N° 71.304 del Civil y Comercial Nro 2 departamental, encontrándose el Dr. Roberto Degleue excusado a fs. 249, se ordenó la integración de este Tribunal y se practicó el sorteo de ley que determinó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Dres. Graciela Scaraffia y Hugo Alberto Levato estudiados los autos se resolvió plantear y votar las siguientes:

C U E S T I O N E S:

I) ¿ Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

II) ¿ Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A la PRIMERA CUESTION la señora Jueza, Graciela Scaraffia dijo:

El Juez de Primera Instancia dictó sentencia rechazando la demanda entablada por Gustavo René Bbb, imponiéndole las costas y regulando los honorarios de letrados y peritos conforme leyes arancelarias.-

Lo decidido provocó el recurso de apelación del actor a fs 210, concedido a fs 211, fundado por conducto de la expresión de agravios de fs 235/248, evacuado el traslado a fs 254/270 por la parte demandada, a fs 271 se llama autos para sentencia, providencia que firme a la fecha deja a la causa en condiciones de ser fallada.-

AGRAVIOS ACTORA:Dice que la sentencia ha soslayado el tratamiento del vicio oculto que tenía el automóvil adquirido, que fuera velada tanto por el Presidente de la empresa demandada Juan Carlos Raimundo en su calidad de único usuario y por el mecánico EEE, dato clave que hubiera modificado su decisión y que lleva a la aplicación de la ley de defensa al consumidor.-

Que le vendieron una unidad usada a la que le habían cambiado los pistones en una reparación compleja llevada a cabo con anterioridad a la venta y que EEE la reparó cambiando subconjuntos de pistones, perno y aros y llevando a rectificar la biela para armar y alinearla con sus respectivos pistones y fue el testigo c quien advirtió esta modificación, achacando al sentenciante que no le dio valor a este testimonio.-

Expresa que contrariamente a lo que sostiene el fallo ha probado que el auto luego de adquirirlo lo usó cuatro meses de modo normal, que no ocasionó la rotura del mismo y que solo realizó un viaje a Córdoba y viajes cortos de Alfonso a Pergamino y viceversa .-

Sostiene que ha de valorarse el acta notarial de fs 108 con los dichos del testigo c de fs 131/132 que van en apoyatura de la primera, así como las fotografías arrimadas a la causa. Controvierte la falta de contralor de la prueba que contiene la valoración del aquo sobre las mismas, relatando que se puso en contacto con los demandados para demostrarles el vicio oculto del rodado adquirido y que el Sr. Raimundo no concurrió.-

Otro punto de crisis lo apontoca sobre un supuesto error del juzgador en tanto considera que el juego de pistones que lleva el motor del Bora es el marcado con la letra B en el catálogo de fs 52, cuando en verdad señala que no son esos sino los que figuran inmediatamente abajo de los marcados allí, y que ello se corrobora con el informe de la firma mmm de fs 176/178.En síntesis, dice que quedó probado que en autos el motor del rodado cuya identificación comienza con las letras AXR no lleva los pistones que detalla la sentencia (los marcados con la letra B del catálogo de fs 52) pues esos son para motores Volkswagen 1.9 TDI AFN y AGR, siendo que el rodado adquirido es un Volkswagen 1.9 TDI AXR. Y de ello da cuenta el testimonio de fs 131/132 vta.

De lo que desprende textual que “habiéndole colocado al auto que yo finalmente compré, un juego de pistones que no corresponden al Motor AXR, existió un vicio oculto y el vendedor debe resarcirle los gastos y sus consecuencias (arts. 519, 520 y 521) sin importar a su juicio si la firma accionada o su Pte lo sabía o no, si fue de buena o mala fe, si fue error o falta de conocimiento , si la cometió el mecánico EEE o la rectificadora que contrataron”.-

Se disgusta además el dictamen del perito oficial que comete a su juicio el mismo yerro de interpretación por falta de análisis del material impugnativo, deteniéndose concretamente en que comparo el pistón que lleva el motor de su auto con un pistón que va en el motor de un Polo, pero de inyección directa, que el es de la foto de la pericia mecánica, lado izquierdo, siendo que en las fotografías de autos en las especificaciones de fs 51/53 y en las de fs 177/178 en todas se trata de pistones de VW Polo 1.9 TDI de inyección indirecta.-

RESPONDE: A su turno la contraria evacua el traslado sosteniendo que la prueba testimonial y pericial demuestra que no existió vicio oculto en el automóvil adquirido asi como tampoco ocultamiento de información clave. Destaca que de la declaración efectuada por todos los mecánicos se extrae que el carter de un automotor puede ser reparado sin ninguna consecuencia, que es común que se rompa.Se detiene en las contradicciones que a su entender apontoca en el presupuesto del taller Twim Cam y en las facturas de Twin Cam. Denuncia la obtención de la prueba de constatación como de forma unilateral sin el debido control en su producción. Pide la confirmación del fallo.-

Entrando a resolver de la plataforma fáctica ha quedado acreditado la celebración entre las partes de un contrato de compraventa (art. 1323 Cód. Civil) formalizado en fecha 9 de diciembre de 2010 por el cual se adquiriera por el actor a la firma demandada un automotor marca VW Bora, abonándose íntegramente el precio convenido de $70.000, entregándose la posesión y la documentación que permitió inscribir el bien a nombre del adquirente (documental fs 5/7) . También que a los pocos meses de adquirido, más concretamente el 3 de abril de 2011 en oportunidad de un viaje a Rosario, el automóvil comenzó a humear, lo que motivó la consulta al mecánico quien lo fue a buscar y el ingreso al taller del mecánico Cirigliano retirándolo el 27 de mayo reparado y abonando la totalidad de los costos que se consignan según documentación (fs 131/132). Que dicho viaje a Rosario del actor obedeció a un problema de salud que afectaba a su padre (fs 136/147, 168/170 y testimonio de fs 133).-

En materia de vicios redhibitorios incumbe al comprador probar que el vicio existía al momento de la adquisición y no acreditándose ese extremo, debe presumirse que el mismo sobrevino después (art. 2168 del Cód.Civil), estimando desde aquí contrariamente a lo sostenido en primera instancia, que el actor satisfizo en forma parcial esa carga probatoria al menos para lograr se le reintegre una parte de la la suma abonada para afrontar los gastos de reparación del vehículo adquirido.

La primera propuesta ensayada en la plataforma fáctica del accionante o sea aquella referida a que los pistones que tenía el automóvil eran los que correspondían a un modelo VW Polo no ha alcanzado acreditación suficiente.- Para ello basta acudir a la pericia mecánica y a la declaración testimonial de los mecánicos Gomez de fs 21/22 quien señala aclaramente que “los pistones de un Polo no pueden funcionar en un Bora, que son dimensionalmente distintos, que no arrancaría el auto” , del mismo modo declara el mecánico EEE a fs 171 cuando expresa que “No pueden ir pistones de Bora en un Polo” y la pericia ampliatoria del Perito Oficial quien a fs 189/190 da explicaciones claras y contundentes sobre la improponibilidad de que pistones de un modelo pueden funcionar en otro modelo.-

Dictamina el perito que “las diferencias entre los pistones de VW Bora y las de un VW Polo no permiten ser utilizados en forma indistinta. Poseen diferencias geométricas que hacen el funcionamiento del motor imposible, adjuntado a modo de ejemplo fotografías de unos y otros donde se aprecia a simple vista las diferencias. Enfáticamente destaca que de haber forzado la colocación una vez armado cuando se intente hacer girar el motor manualmente este no podría hacerlo. Y de haber intentado girarlo con el arranque las roturas resultarían inmediatas y de ninguna manera hubiese arrancado o haber sido puesto en marcha”. Concluyendo que “De ninguna manera podría haberse armado el motor de VW Bora con un pistón de VW Polo y menos aún hacerlo funcionar durante el tiempo que manifiesta la parte -varios meses- y menos aún haber realizado un viaje a Córdoba de más de 1200 km.Si el motor hubiese sido armado por error -forzándolo- con un pistón de VW Polo no hubiese podido salir del banco de armado en el taller que hubiese pretendido ese groso error”.-

Sin embargo a mi criterio , se ha satisfecho la carga impuesta por el art. 375 del CPCC encaminada a demostrar el segundo aspecto, esto es que el auto adquirido por el actor se rompió a los pocos meses de ser adquirido pese a que se hizo un uso normal y ordinario del automóvil invocado por el actor y no neutralizado por el demandado y que ello se debió a una falla o desperfecto anterior a la compra que se configurara como un vicio oculto en una relación de causalidad adecuada con el carter que fuera reparado antes de su venta, desprediéndose de la prueba testimonial aportada por ambos litigantes (art. 384 del CPCC y su doctrina y arts. 424, 440, 456 del CPCC y su doctrina).-

El testigo Cirigiliano quien acude en los primeros momentos del desperfecto que se provoca en la Ruta a Rosario, depone claramente en el sentido de que el automóvil tenía el carter roto, los rociadores enfriadores de aceite estaban con los picos rotos, el árbol de leva estaba gastado y tenía ocho botadores también gastados (Fs 131/132) , de lo que se extrae que el auto ciertamente tuvo un desperfecto importante que afectó el funcionamiento del mismo expresando el mecánico que estuvo desde el primer momento ya que “se lo llama para reparar el auto que tenia mucho humo blanco en el escape, qu e va a buscar el auto a Rosario, que lo busca y lo trae aca, se encuentra con el compresor roto y que cuando desarma para cambiarlo tenía el carter del motor soldado” describiendo seguidamente detalles pormenorizados de las roturas de y desperfectos del auto así como sus causas y consecuencias.Reconociendo también la documental de fs 9/10 y 31/33 relativas a la facturación y pago del precio por la reparación.-

Se aduna a ello la declaración del mecánico EEE de fs 135 continuada a fs 172 en la foliatura, de fundamental importancia cuando admite haber prestado sus servicios al Sr Raimundo, y en el punto 5) reconoció que hizo mantenimiento y reparación consistente en cambio de subconjunto (pistones, pernos y aros) alrededor del primer semestre de 2010, es decir cuando el auto estaba en posesión del demandado Raimundo, antes de venderlo.-Admite el testigo que el carter fue reparado y se cambiaron pistones, no recordando si ese trabajo se hizo todo junto o no, y dijo no recordar porqué cambió los pistones.-Admitió que la biela la llevó a armar y alinear con sus respectivos pistones y no sabe si la tapa de cilindro la llevó a controlar (fs 172 vta).-Dijo en forma textual que “al auto le hizo mantenimiento y reparación, cambio de sobconjunto que es pistones, perno y aros “recordando que fue “en el primer semestre alrededor de los meses de marzo y abril” justamente ello se colige con la fecha que fue vendido el auto al hoy accionante unos meses despues, admitiendo que “el carter de ese automotor motor Bora fue reparado y se cambiaron los pistones (todo esto antes de ser vendido al actor), que no recuerda si se hicieron las dos cosas juntas o no y que no recuerda porque se cambiaron los pistones , señaló que el motor no fue rectificado y que algunas piezas las llevó a una rectificadora, la biela a armar y alinear con sus respectivos pistones y que no sabe si la tapa de cilindro la llevo a controlar, no se acuerda.”-

De lo que se desprende efectivamente que hubo un arreglo o reparación importante en el carter revelado por este este testigo en su calidad de mecánico del demandado, cuando el auto todavía no había sido adquirido por el actor y que dicho trabajo pudo sin duda generar alguna consecuencia posterior que a lapostre llevara a la rotura de importantes piezas que afectaron el funcionamiento del automóvil.-

La evolución y desencadenamiento de este tipo de desperfectos, que fueron relativamente próximos a la adquisición del vehículo por parte del actor, tornan perfectamente compatible y acreditada la preexistencia de los mismos, máxime cuando claramente el mecánico admite haber reparado el carter cuando el auto estaba en uso por su anterior propietario , lo que justifica la inadvertencia del comprador al momento de adqurirlo, sin que pueda prevalerse el vendedor de una exoneración de responsabilidad al consignar en el boleto de compraventa que “la unidad se entrega en el estado de uso que se encuentra y que el comprador declara conocer”. Las características mismas del desperfecto, contribuye a configurarlo como un vicio oculto por el cual el vendedor debe responder. Ello así, porque siendo que no le era exigible al actor un conocimiento especial en la materia, el hecho de tratarse de un vehículo usado y comprado “en el estado en que se encuentra” el que aparentaba ser, muy bueno, no lo dispensa de responder por un desperfecto mecánico importante, y no advertible con el empleo de la normal diligencia que se requiere en esa situación, cuya envergadura y costo de reparación ameritaba una disminución del precio en relación al usual de plaza o mercado que se pagó (arts. 2164, 2173 y 2174 Cód. Civil) o bien la decisión de no comprarlo, en el caso de estar debidamente informado (art.4 y 18 LDC).-

Todo esto indica sin ninguna duda que el automóvil que adquirió el actor fue efectivamente reparado en partes estructurales del mismo, como lo revelaron las declaraciones testimoniales analizadas y que, luego de que el comprador lo adquiriera a, a los pocos meses, aparecieron los desperfectos que originaron nuevas reparaciones y costos respuestos que debió erogar el actor para ponerlo en marcha nuevamente.-

Estimo que le asiste razón al quejoso en cuanto solicita la aplicación del deber de información contenido en el art 4 de la Ley de Defensa del Consumidor, desde que ese deber integra la estructura del consentimiento ya que otorga a los consumidores la posibilidad de reflexionar adecuadamente al momento de celebración del contrato y este deber se encuentra presente en todas las etapas de la negociación, desde las preliminares hasta la extinción del contrato como lo señala el ilustre maestro santafesino Dr Mosset Iturraspe en su libro” Defensa del Consumidor Ley 24.240″ editorial Rubinzal-Cilzoni, pág 67.-Es un deber de tipo objetivo, no se requiere intencionalidad.-

Estimo que el deber de información acerca de ese dato tuvo relevancia causal en cuanto el comprador no pudo sortearlo empleando una diligencia media como la que tuvo, esto es que antes de comprarlo llevó el auto a revisar, ya que por más diligente que haya sido la revisación por otro mecánico.-

Lo cierto es que en un auto de esas características, modelo y año, las imperfecciones y roturas advertidas con posterioridad así como los desembolsos realizados para afrontar las mismas, apontocan la pretensión ejercida, la que ha de encuadrarse dentro de la acción estimatoria o “quanti minoris” siendo razonable la obtención de la disminución del precio pagado equivalente al valor de las reparaciones efectuadas (art. 2174 2da parte del Cod.Civil).-

Desde aquí entiendo como justo que se le reembolse parte del dinero gastado al comprador para adquirir las piezas que se enumeran a continuación como aquellos que guardan una relación de causalidad adecuada entre el carter que fue reparado y la ruptura posterior del mismo que afecta a otras piezas , conforme al presupuesto de fs 9: carter ($510), botadores ($760), árbol de levas ($3600), juego de bielas ($670) y bancadas ($290) más la mano de obra proporcional a la realización de estos trabajos que se fijan desde aquí en la suma de $ 1.500, lo que arroja un importe total de PESOS SIETE MIL TRESCIENTOS TREINTA ($7.330) suma a la que deberán aditarse los intereses a la tasa pasiva del Bancode la Provincia de Buenos Aires desde la fecha de notificación de traslado de la demanda.-

Por las razones dadas, citas legales de referencia y con el alcance indicado,

VOTO POR LA NEGATIVA.-

A la misma cuestión el Dr Hugo Levato por análogos fundamentos votó en el mismo sentido.-

A la SEGUNDA CUESTION la señora Jueza, Graciela Scaraffia dijo:

De conformidad al resultado habido al tratarse la cuestión precedente, estimo que el pronunciamiento que corresponde dictar es:

Acoger el recurso de apelación deducido por la parte actora, en consecuencia, hacer lugar parcialmente a la demanda incoada por Gustavo René Bbb contra F.R. Imaging S.A. y condenar a esta última a abonarle al actor la suma de pesos SIETE MIL TRESCIENTOS TREINTA ( $7.330 ) dentro del plazo de 10 días de quedar firme la presente , con más los intereses que cobra el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus operaciones de descuento (tasa pasiva) desde la fecha de notificación de traslado de la demanda .-

Aplicar las costas de primera y segunda instancia en el orden causado, habida cuenta de los resultados parciales y mutuos (art. 69/70 del CPCC) .-

Diferir la regulación de honorarios de los letrados intervinientes hasta tanto obre en autos liquidación firme (art. 51 ley 8904).-

ASI LO VOTO.A la misma cuestión el Dr Hugo Levato por análogos fundamentos votó en el mismo sentido.-

Con lo que terminó el presente Acuerdo, dictándose la siguiente;

S E N T E N C I A:

Acoger el recurso de apelación deducido por la parte actora, en consecuencia, hacer lugar parcialmente a la demanda incoada por Gustavo René Bbb contra F.R. i S.A. y condenar a esta última a abonarle al actor la suma de pesos SIETE MIL TRESCIENTOS TREINTA ( $7.330 ) dentro del plazo de 10 días de quedar firme la presente, con más los intereses que cobra el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus operaciones de descuento (tasa pasiva) desde la fecha de notificación de traslado de la demanda .-

Aplicar las costas de primera y segunda instancia en el orden causado, habida cuenta de los resultados parciales y mutuos (art. 69/70 del CPCC) .-

Diferir la regulación de honorarios de los letrados intervinientes hasta tanto obre en autos liquidación firme (art. 51 ley 8904).-

Regístrese. Notífiquese. Devuélvase.-

Graciela SCARAFFIA – Presidenta de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial Dpto. Judicial Pergamino –

Hugo Alberto LEVATO -Juez –

Ana María ALBORNOZ -Secretaria

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.