Sobre la luz LED y los efectos sobre la salud

Se anunció el recambio total del alumbrado público por luz LED, pero hay riesgo de que en temperatura de color azulada genere riesgos para la salud. Los detalles.

0

 

El recambio a luz LED

La ciudad de Buenos Aires completó el programa de recambio del alumbrado público y ahora todo es LED. Antes se usaban las viejas lámparas con luces de sodio pero ahora se cuenta con más de 160 mil lámparas LED.

Estas luces ahorran más del 50% de la energía, son mucho más eficientes, y se ahorran unos 85 MW al año, con el consiguiente impacto para el medio ambiente.

El sistema es muy moderno y permite monitorear las luces en tiempo real, controlando su intensidad y facilitando la detección de fallas. Esto sirve para brindar un servicio más eficiente dado que optimiza la visibilidad para el tránsito y los peatones, y hace del espacio público un lugar más seguro para los vecinos.

¿Pero qué temperatura de color tienen? ¿Qué efecto potencial causa en la salud?

 

 

El impacto para la salud de la luz LED

La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación, el Medioambiente y el Trabajo de Francia (Anses es su sigla!) recomienda “limitar” la exposición a los dispositivos LED ricos en luz azul.

Esta agencia alerta que la exposición a estos dispositivos, sobre todos los que tienen la gama azul, tiene efectos adversos comprobados en la retina y en el ritmo del sueño.

Se analizaron más de 600 publicaciones científicas que confirman “la toxicidad de la luz azul sobre la retina y se ponen de manifiesto los efectos de perturbación de los ritmos biológicos y del sueño ligados a una exposición a la luz azul por la tarde y por la noche, especialmente a través de las pantallas y en particular en los niños”.

En particular, los estudios “muestran los efectos fototóxicos a corto plazo ligados a una exposición aguda y efectos a largo plazo relacionados con una exposición crónica, que aumentan el riesgo de sufrir una degeneración macular asociada a la edad (DMAE)”, el trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, dificultando la lectura y la visualización de detalles finos”.

Para las lámparas de tipo “blanco cálido” (con una temperatura de color inferior a los 3.300 Kelvin) el riesgo es menor. Pero en el caso de luces LED de linternas, pantallas de celular, notebooks, tablets, faros de los coches y juguetes son tóxicos.

La luz emitida por las pantallas de televisión, las de ordenadores, teléfonos móviles o tabletas es “particularmente rica en azul”, entre 4.100 y 7.000 K. “La exposición antes de acostarse a iluminaciones y pantallas led ricas en luz azul puede perjudicar la duración y la calidad del sueño”, subraya Anses.

Desconozco la temperatura de color del alumbrado público, pero sin dudas es un tema para analizar e investigar. Podés dejar tu comentario abajo.

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.