La descarga del inodoro puede arrojar coronavirus por todas partes

Un nuevo estudio científico que analiza la dinámica de fluídos muestra cómo la turbulencia de una taza del inodoro puede crear una fuente de infecciones para el próximo visitante de un baño. Esto obliga a tomar precauciones en baños públicos y compartidos: bajar la tapa al descargar la cadena.

0

Si bien la principal vía de transmisión del coronavirus es el aire, que transporta las microgotículas de saliva de persona a persona, hay otras potenciales vías de contagio.

Por ejemplo, la transmisión fecal-oral es una ruta de transmisión común para muchos virus, incluido el SARS-CoV-2. Bloquear el camino de la transmisión fecal-oral, que ocurre comúnmente en el uso del baño, es de fundamental importancia para suprimir la propagación del coronavirus COVID-19.

Sin embargo, hasta la fecha, los esfuerzos para mejorar la seguridad sanitaria en el uso del inodoro fueron insuficientes. Está claro por la experiencia diaria que tirar de la cadena genera una fuerte turbulencia dentro de la taza del inodoro, dice el nuevoestudio científico.

Los inodoros son una necesidad diaria pero también se vuelven peligrosos si se usan de manera inadecuada, especialmente en el escenario actual de una pandemia global.

Ahora, una simulación por computadora del mecanismo de descarga del inodoro mostró que cuando el agua se vierte en el inodoro y genera un vórtice, desplaza el aire en la taza. Estos vórtices se mueven hacia arriba y la fuerza centrífuga expulsa unas 6-000 pequeñas gotas e incluso partículas de aerosol más pequeñas.

Y si bien aún se desconoce si los baños públicos o compartidos son un foco para la transmisión del coronavirus, la investigación científica destaca la necesidad durante una pandemia de repensar algunos de los espacios comunes que comparten las personas.

Sobre todo porque se detectó que a materia fecal puede ser un vector infeccioso del nuevo coronavirus, aunque no sería la principal que es persona a persona.

 

Aerosoles del inodoro

“Los aerosoles generados por los inodoros son algo que conocemos desde hace un tiempo, pero muchas personas dan por sentado”, dijo Joshua L. Santarpia, profesor de patología y microbiología en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, que no o participa en la investigación. “Este estudio agrega mucha de la evidencia que todos necesitan para tomar mejores medidas”.

Los investigadores simularon cómo la descarga del inodoro puede promover la transmisión del virus. Para ello han simulado los procesos de descarga de dos tipos diferentes de inodoros (descarga de una sola entrada y descarga anular, o perimetral).

Los científicos investigaron la dinámica de  de fluido y el movimiento de partículas de aerosol durante la descarga. Varias conclusiones alarmantes se pueden resumir de la siguiente manera.

La investigación, publicada el martes pasado en la revista Physics of Fluids, aporta evidencia científica  de que el coronavirus puede transmitirse no solo a través de gotas respiratorias, sino también a través de partículas de materia fecal cargadas de virus.

 

Conclusiones sobre la transmisión del coronavirus en el baño

  • Se ha observado una fuerte turbulencia generada por ambos métodos de lavado y desagüe del inodoro, baja la cadena con la tapa abierta es peligroso
  • Se produce una velocidad ascendente de hasta 5 m / s, que ciertamente es capaz de expulsar las partículas de aerosol con coronavirus de la taza del inodoro
  • Entre el 40% y el 60% del número total de partículas puede elevarse por encima del asiento del inodoro y causar una gran extensión, con una altura de 106.5 cm desde el suelo.
  • Incluso en el período posterior al enjuague (35 s – 70 s después del último enjuague), la velocidad ascendente de las partículas difundidas puede alcanzar 0.27 cm / s – 0.37 cm / s, y continúan subiendo.

El análisis de datos indica que, dada la misma cantidad de agua y la misma energía potencial gravitacional, el enjuague anular o perimetral provoca una mayor propagación del virus.

 

Recomendaciones para usar el inodoro

Ante estos resultados alarmantes, recomendamos varios procedimientos seguros para adoptar cuando se usa un inodoro:

1) Baje la tapa del inodoro antes de descargar, lo que básicamente puede prevenir la transmisión del virus.

2) Limpie el asiento del inodoro antes de usarlo, ya que las partículas flotantes de virus podrían haberse asentado en su superficie.

3) Lávese las manos cuidadosamente después de enjuagar, ya que pueden estar presentes partículas de virus en el botón de lavado y la manija de la puerta.

Los autores del documento dicen que esperan poder iluminar a los fabricantes de inodoros y pedirles que produzcan inodoros mejor diseñados en los que la tapa se coloca automáticamente antes de enjuagar y limpiar antes y después de enjuagar.

 

Estudio científico sobre la transmisión del virus por inodores

Los resultados de la simulación son alarmantes, ya que se observa un transporte masivo hacia arriba de partículas de virus, con un 40% -60% de partículas que alcanzan por encima del asiento del inodoro, lo que lleva a la propagación del virus a gran escala. También se proporcionan sugerencias sobre un uso más seguro del inodoro y recomendaciones para un mejor diseño del inodoro.

Como patógenos intestinales comunes, el norovirus y el rotavirus pueden propagarse fácilmente a través de la ruta fecal-oral porque sus síntomas principales son diarrea y vómitos agudos.8 Se puede concluir que la transmisión fecal-oral no es una característica única del actual SARS-CoV- 2 pero un canal de transmisión común para la mayoría de los virus. Por lo tanto, bloquear el camino de la transmisión fecal-oral puede reducir la probabilidad de infección cruzada en las áreas circundantes, lo que suprime la propagación global de virus emergentes y reemergentes.

Según las características de la transmisión fecal-oral, habrá una gran cantidad de virus dentro de un inodoro cuando un caso confirmado lo use. Por lo tanto, los inodoros deben considerarse como una de las fuentes de infección. Sin embargo, el diseño y uso del inodoro a menudo se descuidan.

El uso inadecuado del baño causará infección cruzada a través de la transmisión fecal-oral entre las personas si no se toman medidas de precaución. Dicha infección cruzada generalmente ocurre en baños familiares y baños públicos.

Un caso confirmado generalmente permanece en casa para el aislamiento, donde el uso compartido de un baño es inevitable. El flujo diario de personas en un baño público es asombrosamente grande: por lo tanto, un caso confirmado puede causar una gran cantidad de infecciones. Por estas razones, la investigación de inodoros en el contexto de la prevención de epidemias es imprescindible.

Los inodoros se investigaron ampliamente, ya que se encuentran entre las necesidades diarias pero peligrosas de la vida, con importantes efectos sobre la salud y el bienestar humanos. Al instalar una variedad de sensores en un inodoro, diseñaron un inodoro inteligente que se puede usar para la detección, el diagnóstico y el monitoreo longitudinal de grupos específicos de pacientes mediante la realización de análisis a largo plazo de sus excrementos.

Para esto los científicos analizaron la distribución biogeográfica de bacterias en las superficies de los baños públicos, donde se encontraron hasta 19 filamentos bacterianos. En particular, se detectaron taxones asociados al intestino en las superficies de los baños. También adoptaron el algoritmo SourceTracker e identificaron la piel humana como la fuente principal de las bacterias detectadas. Para investigar los hábitos sanitarios de los chinos en los baños públicos de Hong Kong, realizaron entrevistas cualitativas y una encuesta de cuestionario autoadministrada entre los residentes locales.

El análisis de datos cualitativos reveló que el público tenía una serie de malos hábitos de higiene cuando usaba el inodoro, que incluía escupirlo y tirarlo sin cubrir la tapa, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones bacterianas y virales.

Probaron un prototipo de descarga mecánica de inodoros sin base de fluido mediante una prueba de campo. Llegaron a la conclusión de que un enjuague sin agua tiene el potencial de reducir el riesgo de transmisión de patógenos porque puede crear una barrera física entre las heces y el usuario al sellar las heces. A partir de la revisión de la literatura anterior, se puede demostrar que los estudios actuales orientados al baño tienen un énfasis en el seguimiento de enfermedades infecciosas, la optimización del diseño y la gestión de la salud pública.

También se puede observar que un nuevo diseño de inodoros sin agua podría suprimir la transmisión de patógenos. Sin embargo, considerando la popularidad y el uso generalizado de inodoros a base de agua normales, la introducción a gran escala de inodoros sin agua tomaría algún tiempo. En la actualidad, por lo tanto, con el objetivo de sensibilizar al público sobre el hecho de que los malos hábitos al usar inodoros a base de agua pueden aumentar el riesgo de transmisión de virus, es importante comprender los mecanismos involucrados. Desafortunadamente, hasta la fecha, ha habido muy pocos estudios mecanicistas.

Como se puede ver en nuestra experiencia diaria, descargar el inodoro puede causar turbulencias violentas, lo que ayudará a la propagación a gran escala de los virus presentes en la taza del inodoro. También se ha demostrado que descargar el inodoro sin cerrar la tapa es un mal hábito.

Durante el proceso de lavado, el agua ingresa al recipiente desde un tanque bajo la acción de la presión y se mezcla con el sello de agua. Esto genera un movimiento turbulento. Presenta contornos de la magnitud de vorticidad y la velocidad del componente Y del enjuague de una sola entrada en un momento 0.6 s después del inicio del enjuague.

Esto representa el comienzo del fenómeno del sifón, que da como resultado que la fase líquida fluya fuera de la tubería de aguas residuales, con la presión y el peso del líquido mezclado aumentando continuamente. A medida que el agua se vierte desde el puerto izquierdo, impacta en la pared izquierda del recipiente, y el líquido que salpica salpica la pared derecha, formando vórtices cerca de esa pared. Al mismo tiempo, los vórtices se mueven continuamente hacia arriba a lo largo de la superficie de la pared bajo la acción de la fuerza de inercia.

Por lo tanto, también aparece un vórtice de flujo de aire en la zona de aire sobre el asiento del inodoro, como se muestra en la figura o gráfico.

Además, hay cambios obvios en la magnitud y dirección de la velocidad en la zona de aire como resultado de la turbulencia del vórtice de aire, como se muestra.

Para un análisis cuantitativo fácil, las velocidades del componente Y en diferentes ubicaciones dentro del inodoro de un solo puerto se muestran en otra figura adonde la velocidad máxima del componente Y es 1.5 m / s, que ocurre a Y = −0.25 m, donde la intensidad del vórtice es mayor.

 

 

 

 

 

Estudio científico

 

 


Foto de portada

Para contribuir con Derecho En Zapatillas

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.