La educación y los niños en los locales comerciales

Tres historias sobre el tema, con un costado legal, claro. El debate sobre tres casos reales, en lugares diferentes. Y donde precisamente no faltan recursos para educar ni a padres ni a crianzas

0

“Un bar tiene los sanguches sobre una mesa. (destapados, ilegal)
Pasa un nene y la mamá le pregunta “cuál querés”, nene apoya la mano sobre uno y dice “este”.
Mamá le recrimina que toque todo y le dice te compro otro.
Sánguche manoseado quedó ahí para la venta.

Tema legal: el bar debe tener exhibida la comida tras un vidrio o mampara, primer punto. Segundo, si un niñe ya tocó la comida, corresponde que la paguen y la lleven. O al menos mitad y mitad, a precio costo, dado que podría argumentarse que no debieron tenerla al alcance de quien entrase al lugar, pero incluso así controvertido. Es necesario educar.


Un nene entra a un local, hay alfajorcitos envasados en una estantería, para la venta.
Aprieta un alfajorcito con los puños, lo estruja, aprieta otro, así hasta que llega al tercero, madre lo frena.
Del local pretenden cobrarle el costo (y que se los lleven). Madre se enoja.

Tema legal: Rompe paga, está en el código civil y comercial con otras palabras. Es más, padres y madres (progenitores) también son responsables por los actos y hechos de sus niños y niñas menores de edad. Por lo tanto, deben pagar el precio del alfajor para la venta, y lo pueden llevar, claro.

Hay una excepción al principio rompe paga y es cuando hay culpa del local en acomodar la mercadería, por ejemplo. Si dejó algo valioso en un lugar vulnerable y proclive a que alguien pase y lo rompa, sin señalización encima, el cliente podría alegar eso en defensa.

Porque el riesgo en principio lo soporta el local comercial, pero si hay culpa del cliente es este último quien debe pagarlo. O sus hijos por responsabilidad refleja de quien tiene a su cargo y la vigilancia que los padres deben ejercer.


Te comento otro que observó con horror mí madre médica: lugar que vende barbijos para adultos e infantiles. Señora con niña procede a dejar que la hija se PRUEBE MODELOS VARIOS DE BARBIJO hasta que elige uno que le gusta. Los que no quiso, de vuelta a la caja para vender. Esto en plena pandemia.

Tema legal: desde ya que es una falta del local permitir probar los barbijos. Los padres y madres también deberían tener sensibilidad y empatía por el resto de las personas que pueden necesitar barbijo e incluso ser de riesgo. Responsabilidad civil por los hechos de los hijos seguro.

 


El debate

“En el primer caso, ya era un asco el bar. Nada tiene que ver le niñe si la comida estaba hiper contaminada.
En el segundo caso, es responsabilidad del dueño del local la manera de exhibición de la mercadería. Ya estaba re contra regalado, porque así como le niñe apretó los alfajores, une adulte se los afana. Si no quiere que “su mercadería” corra peligro, que no la deje al alcance. Querer responsabilizar a les pibis o a quienes maternamos es lo primero que hacen porque odian a les niñes y a las maternidades”, comentó una forista.

El problema tal vez sea ver las maternidades clientes, solamente, y no la de quienes tienen local que justamente puede ser para mantener a sus niñes.

Obviamente hay que fomentar y cuidar la maternidad, es lo legal, con consideración por las reglas básicas de conviviencia, que son la higiene en pandemia y el respeto por la otra persona. Con tolerencia, claro. De lo contrario, es muy difícil construir, opino.

 

“Un bar tiene los sanguches sobre una mesa. (destapados, ilegal)

Pasa un nene y la mamá le pregunta “cuál querés”,…

Publicado por El taller legal – Derecho en zapatillas en Martes, 27 de octubre de 2020

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.