¿Qué hacer cuando te cobran mal en un local? Acá contamos una historia de ofertas y promociones

Un abogado cuenta el caso de una compra en el supermercado, y cómo defensa del consumidor intervino a su favor

4

Por JB

Hace ya unos años atrás, me encontraba realizando compras en una de las principales cadenas de supermercados del país. Era un fin de semana en el que el supermercado tenia una promoción (aunque más bien, desde mi opinión se trataba de una oferta, que NO ES LO MISMO) por la que se establecía que los clientes que llevaran dos productos de la categoría “conserva vegetal” iguales, gozarían de un descuento del 70% en la segunda unidad.

Mientras compraba y “paseaba” por los pasillos, ya que reconozco, me gusta pasear bastante en los super, escuché un dialogo entre un cliente y un repositor de góndola, donde el cliente preguntaba si unos pepinos en conserva, en frasco de vidrio, estaban alcanzados por la promoción, a lo que el repositor respondió tajantemente “no, sólo entra lo que está en lata”.

Luego del dialogo, el cliente devolvió el producto a la góndola y se retiró.  Esa situación resucitó uno de mis pensamientos recurrentes, asociado al poco nivel de interpretación que tiene la gente en general sobre los alcances de la palabra escrita, y paralelamente la adopción común de posturas sumisas ante lo incorrecto.

Ya finalizando mis compras, y con esa situación aun dando vueltas por mi cabeza, decidí comprar una serie de conservas en frasco de vidrio para ver qué pasaba.

Cuando me acerqué a la caja, la cajera pasó todos los productos, los pagué y advertí que no había descuentos realizados, circunstancia ante la que requerí una explicación. 

Como suele pasar, las explicaciones fueron en escala ascendente y con varias inconsistencias argumentales, la cajera dijo que las conservas en frascos de vidrio no estaban alcanzadas, la persona de atención al cliente dijo que eran productos excluidos, cosa que no era así, y el jefe de sector y gerente dijeron que lo que yo llevaba se trataba de “encurtidos” y no “conservas vegetales”.

El tema es que el argumento definitivo de parte de ellos fue que se trataba de “encurtidos” y no “conservas”, a lo que contraargumenté que el género era la “conserva vegetal” y a todo evento los “encurtidos”, que no son ni más ni menos que coservas,  eran parte de la especie, por lo que, si la especie no estaba comprendida, debía ser excluida explícitamente (cosa que no lleva mas de una palabra en la letra de la oferta).

Todas mis argumentaciones fueron en vano, por lo que pedí el reintegro de los gastado por los productos y dejé asentado un reclamo en el libro de quejas.

 

Defensa del consumidor y el cumplimiento de la oferta

Con el ticket de compra, la copia de la oferta y de mi reclamo en el libro de quejas inicié el reclamo ante Defensa del Consumidor.

La audiencia fue realmente una de las que podría definir como más “bizarras” a las que asistí. Quien se presentó, que pertenecía a una reconocida firma de abogados, llego tarde, tenía sus argumentos en su celular, y no podía acceder a los mismos, por lo que le pidió prestada la computadora a la audiencista.

Luego de revisar sus argumentos mencionó que los productos objeto de reclamo eran “encurtidos”, que estaban fuera de oferta, y que ellos redactaban sus ofertas en función de las definiciones del “Código Alimentario”. Luego siguió diciendo “…si vas a la verdulería y los tomates tienen un cartel que dice 30 pesos el kg, pero cuando vas a la caja, salen 35 pesos porque aumentaron, ¿Qué haces??…claramente los pagas a 35 pesos…”.

Luego prosiguió con la defensa, diciendo a la audiencista “…Sra. Ud. sabe que el denunciante es abogado, no…”.

Con la audiencista no sabíamos si reír o llorar, pero ella muy serenamente contesto, “…si los tomates dicen 30 pesos, salen 30 pesos …. y si el Sr. es abogado ello no obsta a que sea consumidor, y bien por el que esta en una mejor posición para entender sus derechos…”.

Claramente la audiencia se cerró sin acuerdo, y a los días el supermercado presento un escrito diciendo que su definición de “Conserva Vegetal” se regía por el Código Alimentario, el cual respondí rebatiendo cada argumento, primero, porque no se presume que el consumidor ande por la vida con un código alimentario, que es sumamente técnico, abajo del brazo, y aparte porque el código alimentario, no solo me daba la razón, sino que su propia definición de Conserva Vegetal, refiere a “frutas y hortalizas en conserva”….la cadena de supermercados TAMPOCO INCLUIA FRUTAS.

Pasados unos días, se repitió la promoción, volví a comprar “encurtidos” y aparte sumé “frutas”, repetí todo el mismo proceso anterior, e inicié un segundo reclamo. En esta instancia la cadena ya fue directamente a negociar, se había pisado la cola con su propio argumento.

Preliminarmente, ofreció una cantidad de conservas vegetales con la que podría llenar de stock medio departamento. Ante lo ilógico de la oferta, solicité formalmente el dinero equivalente a lo que ofrecían o una orden de compra, y luego de varias idas y vueltas, llegamos al número, que fue en base a lo que a ellos les costaba comprar los productos, develando que con la venta de cada uno de ellos obtienen un 100% de ganancia.

Al firmar acordamos que el monto seria materializado en una orden de compra, y solicité puntualmente que lo ofrecido fuera aplicable a compras con descuentos y promociones (porque normalmente las ordenes de compra están expresamente excluidas).

Finalmente, para tener una noción del monto, la suma acordada me alcanzó en ese momento para comprar un buen lavarropas y una impresora, la cadena modificó la redacción de su oferta, y transcurrido un tiempo fue multada por mi primer reclamo, debiendo abonar una suma de dinero considerable y publicar edictos por varios días en el diario local.

 

Algunos tips a tener en cuenta a la hora de reclamar

  1. ES IMPORTANTE PAGAR POR LOS PRODUCTOS, EL TICKET ES PRUEBA DE LA CELEBRACION DEL CONTRATO.
  2. PEDIR EL REINTEGRO DE LO ABONADO NO LIMITA NUESTRO DERECHO A RECLAMAR, EL CONTRATO EXISTIÓ Y LA VOLACIÓN TAMBIEN, EL TICKET ES LA PRUEBA DE ELLO.
  3. SIEMPRE DEJAR ASENTADO EL RECLAMO EN EL LIBRO DE QUEJAS, TOMAR FOTOS DE ELLO Y REVISAR SI HAY OTROS RECLAMOS POR LA MISMA CAUSA Y TOMAR REGISTRO DE ELLOS.
  4. CONSERVAR COPIAS DE LA PROMOCION U OFERTA QUE SE TRATE.

 

4 Comentarios
  1. Javier Maffei dice

    Increible la pobreza argumental del abogado del supermercado. Cuesta creer que con sus posibilidades economicas contraten esos profesionales.

  2. Javier Maffei dice

    ¿que los verduleros nos roben justifica que tambien lo hagan los supermercadistas? Una locura la explicacion del letrado de la parte demandada.

  3. Javier Maffei dice

    El tema verdulerias, principalmente las gerenciadas por inmigrantes de un pais limitrofe, son un tema aparte. Roban al cliente y al Estado, ya que la evasion impositiva es su regla.

  4. Javier Maffei dice

    Le pido al autor que publique las otras demandas a las que refiere en la nota, son guias para el resto de los consumidores.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.