¿Qué estamos haciendo para generar nuevas oportunidades de trabajo en el mundo del derecho?

El autor analiza carreras laborales para estudiantes de Abogacía y abogados jóvenes, la transformación de la profesión y estrategias de desarrollo personal

0

Por Rodolfo G. Papa *

Uno de los dilemas con los que en algún momento de nuestras carreras nos hemos enfrentado (y lo seguimos haciendo…) quienes transitamos por el mundo del Derecho, ha sido el plantearnos “¿Cuáles son las herramientas necesarias para la generación de nuevas oportunidades en la abogacía?”.

Parecería que esta compleja temática, sigue manteniendo su vigencia e impacta en diversas generaciones de estudiantes de la carrera de Derecho, y también sobre jóvenes abogados, máxime teniendo en cuenta los devastadores efectos que sobre el funcionamiento de la economía, y la pérdida de empleo, ha causado la pandemia del “Covid-19”.

Esta temática, basada en brindar herramientas y conocimientos para que jóvenes abogados y estudiantes, puedan prepararse adecuadamente para enfrentar su acceso al mercado de trabajo jurídico, ha sido y es (todavía) escasamente abordado por las Facultades de Derecho y Colegios de Abogados, como parte de la formación académica
que reciben.

En tal sentido, realizamos las siguientes aproximaciones:

1.En primer lugar, con cuáles herramientas deberían contar quiénes están enfrentando – por primera vez- el desafío de generar una oportunidad de trabajo jurídico en su jurisdicción.

Aunque este escenario, obviamente, podría extenderse a quienes ya están en el mercado, y desean cambiar de trabajo, como también los que habían adquirido experiencia práctica previa, y desean encarar un proceso de reinserción, lo cual, es actualmente normal, y creo también, que, como resultado de la disrupción causada a nivel global por el “Covid-19”, podría expandirse a la situación de quienes -lamentablemente- han perdido o reducido sustancialmente su trabajo, por causa de tal crisis pandémica.

Es indudable que, abogados y estudiantes cursando la carrera o próximos a graduarse, contamos (sobre bases individuales), con las siguientes 4 (cuatro) herramientas para la generación de oportunidades de trabajo:

 

Un buen CV

Diseño de un CV + Carta de presentación: orientado a despertar el interés de una organización o entidad en las que nos interesaría o gustaría trabajar. Con lo cual, su contenido debe tener la suficiente aptitud (y eficacia) de “despertar” el interés de su destinatario, para al menos, generar una “entrevista”.

 

Perfil de Linkedin

Instalar nuestro perfil profesional en redes sociales (en particular, Linkedin): esta es otra herramienta “clave” en la actualidad, para hacernos “visibles” en nuestro mercado jurídico.

La construcción y utilización de nuestro perfil en redes sociales (en general), y Linkedin (en especial), nos pueden conducir a nuevas oportunidades de trabajo, ampliar nuestra red de contactos, compartir contenidos, acceder a información útil para capacitarnos.

Para ello, debemos trabajar y perseverar en diseñar y construir nuestro perfil profesional en dicha red social, en forma completa, con un mensaje claro concentrado en comunicar quiénes somos, qué hacemos, y cuál es nuestro objetivo, como parte de nuestra práctica profesional (presente o futura).

 

Networking y contactos

Conocer y expandir nuestra “red de contactos” (networking): esta es probablemente, un activo “intangible” que todos tenemos, y tal vez, no le otorgamos el valor que realmente tiene, puesto que nuestros “contactos” podrían facilitarnos el acceso a nuevas oportunidades de trabajo, o bien, poder generar nuestro propio trabajo, o inclusive, a futuro, poder convertir dichos “contactos” en “clientes”.

Debemos revisar y actualizar dicha red de contactos, porque nos puede ayudar en nuestros objetivos de generación de oportunidades.

 

Marca personal

-Finalmente, es importante que podamos construir nuestra “marca personal”, que es la combinación de nuestras habilidades y aptitudes, conocimientos y experiencias, y nuestros intereses.

Ciertamente, esta marca nos hace visibles, y también nos diferencia, y por supuesto, tiene una influencia clave en el diseño de nuestro CV -como también- la construcción de nuestro perfil en redes sociales.

 

Transformación y nuevos rumbos para la abogacía

2. Un segundo tema que podríamos seguir explorando (y de ser posible aplicar en la práctica) consistiría en especificar cómo podríamos aprovechar este período único de aislamiento/cuarentena que actualmente seguimos enfrentando, como resultado de la pandemia causada por el “Covid-19”.

Es indudable que, esta crisis que padecemos, podría convertirse en una verdadera oportunidad a nivel profesional, en el sentido que podría ser el inicio de una verdadera transformación o “reinvención” de nuestro tránsito en el mundo del derecho, a través esencialmente del tránsito por dos grandes “avenidas”.

Por un lado, implementar un proceso de identificación de generación de “oportunidades” (ya sea para quienes buscan empleo, como quieren rediseñar su práctica legal, como quienes intentan captar nuevos clientes), lo cual -por supuesto- requiere de una adecuada “investigación” (y no una simple adivinación…).

Sobre esta temática podrían explorarse caminos tradicionales, pero también novedosos (en este último caso, me refiero a trabajar por “proyecto”, internacionalizar nuestra práctica, especializarnos en áreas de última generación, incluso generadas por la disrupción del “Covid-19”, o inclusive, de índole solidaria, como realizar actividades“pro-bono” en esencia jurídicas).

En síntesis, es mucho lo que podríamos hacer (fuera -o además- de lo tradicional) durante este período único que actualmente enfrentamos, y que podría ser el inicio de una real transformación de nuestro perfil profesional. El límite lo fijamos nosotros.

 

Nuevas habilidades del derecho

La segunda “avenida” a transitar en este período, se sustenta en poder sumar habilidades, aptitudes, conocimientos y competencias (sean profesionales o personales) a nuestro perfil como abogados (o en proceso de serlo, según el caso).

Esta disrupción causada por la pandemia, de transformar lo “presencial” a “virtual”, ha generado como nunca antes la posibilidad de capacitarnos remotamente (y en la mayoría de los casos en forma gratuita), en temas de nuestra práctica habitual, pero también sobre los cambios trascendentales que, a nivel jurídico, ha impuesto el “Covid-19”, en una
diversidad de áreas, y que requieren de nuestra preparación, a los fines de brindar un servicio profesional de excelencia a nuestros clientes, o en nuestras organizaciones.

Pero además de lo jurídico, podemos acceder a otras herramientas, hoy igual de importantes, que forman parte de quienes somos y de lo que podemos aportar a nuestras organizaciones y clientes, tales como: el coaching, la psicología, el marketing, las neurociencias, y que, a partir del rediseño de nuestra dinámica de trabajo causada por esta pandemia, se han hecho fácilmente accesibles a través de las redes sociales.

Esperando que estos contenidos les hayan sido de utilidad, quedo a vuestra entera disposición, por comentarios o consultas adicionales.  ¡Hasta nuestro próximo contacto!

 


* El autor es abogado (Universidad de Buenos Aires. Graduado con Diploma de Honor). Master of Laws (LL.M). Universidad de Warwick. Warwick Law School (Inglaterra) (British Chevening Scholarship). Actualmente se desempeña en forma autónoma como abogado corporativo especializado en derecho empresario, M&A deals & compliance.

Como académico, ha trabajado en cuatro Escuelas de Derecho privadas de Argentina y dictado clases en varias Maestrías. Además, ha dictado numerosos cursos de capacitación ejecutiva, tanto localmente, como en otros países de la región (Perú, Colombia y Panamá). Como autor, ha escrito 6 libros, y más de un centenar de artículos doctrinarios y comentarios a sentencias para las dos editoriales jurídicas más importantes Argentina. Su perfil en Linkedin.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.