Fraudes en el comercio electrónico y virtuales: recomendaciones y qué hacer si fuiste víctima de estafa

El confinamiento por la pandemia del COVID-19 impulsó el comercio on line y las transacciones por Internet. A su vez, aumentaron también las estafas virtuales a través de distintas modalidad.

Por el equipo técnico de Erreius

El confinamiento por la pandemia del COVID-19 impulsó el comercio on line y las transacciones por Internet. A su vez, aumentaron también las estafas virtuales a través de distintas modalidad.

Llamados desde supuestas entidades financieras que solicitan datos personales o bancarios, mails “truchos” que solicitan información para acceder a distintos beneficios, cuentas de comercios inexistentes que ofrecen productos por redes sociales a precios de súper oferta están entre las denuncias más comunes.

Hace pocos días, el Banco Central publicó una serie de consejos para que los clientes bancarios puedan identificar si están siendo víctimas de algún tipo de estafa virtual o de robo de identidad.

Los usuarios deben estar alertas y no brindar datos personales, ni de cuentas bancarias, a través de llamadas telefónicas, mensajes, correos electrónicos de desconocidos y / o en redes sociales. Asimismo, no deben brindar claves de seguridad ni realizar transferencias por ninguna razón esgrimida y evitar el ingreso a enlaces o descargar archivos adjuntos si se tienen dudas sobre la procedencia de un correo, reforzando también la seguridad de los dispositivos electrónicos.

En ese sentido, la autoridad monetaria marcó una serie de pautas a tener en cuenta para que los usuarios sospechen que pueden ser víctimas de alguna maniobra delictiva.

Estas son:

– Llamado desde un banco: Hay que desconfiar de algún contacto telefónico (a través de un llamado o un mensaje) iniciado por un banco para avisar de alguna irregularidad, por ejemplo un error en una transferencia bancaria por la compra de un bien ofrecido.

Si se recibe un aviso sobre un supuesto error al realizar una transferencia bancaria, no se debe responder a estos mensajes. Ante cualquier duda, se debe comunicar telefónicamente con el banco del que el usuario es cliente.

-Acceso a las cuentas: Nunca se debe acudir a un cajero automático, abrir la aplicación para el celular o acceder al home banking cuando se recibe una llamada supuestamente proveniente de la entidad bancaria, ya que podrían estar buscando que por propia voluntad el usuario revele datos bancarios.

-Envío de datos: Hay que tener especial cuidado en cómo se envían datos personales o de las cuentas bancarias, para evitar la filtración de información. Los clientes nunca deben brindar datos personales (usuarios, claves, contraseñas, pin, Clave de la Seguridad Social, Clave Token, DNI original o fotocopia, foto, ni ningún tipo de dato), por teléfono, correo electrónico, red social, WhatsApp o mensaje de texto a un supuesto representante de una entidad bancaria.

-Links sospechosos: La forma habitual que tienen los delincuentes para “pescar” datos bancarios clave es el envío de mails con links “truchos”. En ese caso, no se deben datos personales en sitios utilizando enlaces que llegan por correo electrónico, ya que podrían ser fraudulentos. Siempre hay que asegurarse de estar en la página real de la entidad antes de ingresar información de inicio de sesión. Leer cada correo electrónico recibido con cuidado.

-Contraseñas: Los clientes deben crear claves de acceso al home banking que sean difíciles de vulnerar, por ejemplo, intercalando mayúsculas, minúsculas y números. Tienen que ser fáciles de recordar pero difíciles de adivinar por otras personas. Tampoco es recomendable usar la misma clave para distintas aplicaciones, cuentas, plataformas o sitios.

-Computadoras ajenas: Hay que evitar abrir cuentas personales (incluyendo bancarias) en máquinas que no sean las propias. No usar equipos públicos o de terceras personas para acceder a aplicaciones, redes sociales o cuentas personales.

-Redes de wi-fi: No se deben usar redes de wi-fi públicas para acceder a sitios que requieran contraseñas, recomendó el Banco Central. Este tipo de redes públicas suele ser menos segura que el wi-fi de un hogar, por ejemplo.

-Actualizar software: Por otro lado, el BCRA instó a los clientes bancarios a “mantener actualizado el navegador, el sistema operativo de los equipos y las aplicaciones (se recomienda eliminar las que no se utilizan)”, aconsejó.

-Atención a las cuentas de las entidades bancarias en en redes sociales: Es decisivo que un cliente pueda distinguir rápidamente si un perfil de redes sociales es real o fake. “Aprender a diferenciar un perfil verdadero de uno falso en redes sociales. Los perfiles legítimos tienen una tilde azul de autenticidad. Los perfiles falsos generalmente solo tienen publicaciones muy recientes y poca cantidad de seguidores. Si se detecta un perfil falso se puede reportar la cuenta como spam.

-Pensar antes de hacer el clic: Se debe tomar un minuto antes de actuar. Quienes realizan este tipo de estafas apelan a las emociones, descuidos y urgencias.

En primer lugar, si la plataforma donde realizarás la compra no la conocías previamente, hay que verificar que se trata de un sitio legítimo. Para ello se puede revisar sus redes sociales y leer comentarios de otros usuarios que hayan comprado. En este punto, es importante comprobar que los comentarios son de usuarios reales y no de perfiles falsos.

Hay que sospechar de las ofertas que son demasiado buenas, como precios demasiado bajos en comparación con lo que ofrecen en otras tiendas. Lo mismo con las ofertas que llegan a través de canales alternativos, como WhatsApp.
Si realizas una compra en una plataforma de ecommerce conocida, hay que evitar continuar la operación o enviar información personal por fuera de la plataforma, ya que estarás sin el respaldo que ofrecen en casos de fraude o reclamos.

También es conveniente revisar la reputación del comprador y vendedor. Si se paga con código QR, hay que analizar que el mismo sea legítimo y hay que desconfiar o cancelar la transacción si pretenden enviar el código por un medio alternativo o a través de una cuenta de correo sospechosa.

 

¿Qué hacer si ya caíste y fuiste víctima de una estafa?

Cuando una persona sufre este tipo de estafa lo primero que se debe hacer es denunciar el hecho. Siempre hay que denunciar, darle intervención a la justicia. Eso ayuda a descubrir qué mecanismos utilizan los delincuentes.

Si existió una transferencia o un débito, es importante poseer las sábanas de los últimos movimientos bancarios, que se solicita en el mismo banco y que detalla números de CBU, días y horarios.

También es relevante guardar las direcciones de páginas web, perfiles de redes sociales, direcciones de correo electrónico, SMS, mensajes de WhatsApp, capturas de pantalla, documento PDF y justificaciones de pago, ya que pueden ser de gran utilidad como elementos probatorios del fraude y ser claves a la hora de realizar la investigación.

No se debe borrar, destruir ni modificar la información que existe en la computadora, equipo móvil, celular, etc, relacionada al hecho ya que mantener la evidencia sin alteraciones es importante a los fines de cualquier acción judicial que pudiera iniciarse.

Se debe hacer la denuncia ante la dependencia policial más cercana a su domicilio (comisaría de tu barrio en cualquier lugar del país) o al fiscal en cibercrimen de la Procuración General de la Nación, Dr. Horacio Azzolin, cibercrimen@mpf.gov.ar, teléfono de contacto, 6089-9000

Luego, a los fines de resguardar correctamente la prueba, una vez realizada la denuncia, hay que actuar en la forma en que el investigador lo indique.

Un nuevo caso de estafa

Una persona empezó a seguir la cuenta de instagram de Despegar (o que creía que era de esa empresa) y recibió este mensaje directo.

Es una cuenta que nada tiene que ver con despegar pero que en el apuro uno puede pensar que sí.

Aprovechan la situación y el apuro de quién quizás comienza a seguirlos para hacer una consulta, reclamo, cambiar un pasaje y así piden datos sensibles (teléfonos, tarjetas, etc).

Presten mucha a atención antes de dar cualquier tipo de información

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.