Google pagará U$S 270 millones para resolver los cargos antimonopolio en Francia

El gigante tecnológico tambi{en haría cambios para aumentar la transparencia de sus sistemas de publicidad online

Google acordó pagar aproximadamente 270 millones de dólares en multas y cambiar algunas de sus prácticas comerciales como parte de un acuerdo anunciado el lunes con los reguladores de antimonopolios franceses que habían acusado a la compañía de abusar de su dominio del mercado de la publicidad online.

El acuerdo fue una de las primeras veces que un regulador antimonopolio apuntó directamente a la infraestructura de publicidad de Google, una plataforma en la que miles de sitios web de todo el mundo confían para vender anuncios.

La multa es una miseria en comparación con el negocio general de Google pero las autoridades francesas elogiaron las concesiones de la empresa porque afectan la tecnología y las prácticas en el corazón de su negocio.

Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas francés, anunció el acuerdo. “Es fundamental aplicar nuestras reglas de competencia a los gigantes digitales que operan en nuestro país”. Las acusaciones de abuso de la tecnología publicitaria son “graves”.

Los reguladores franceses de la competencia dijeron que Google utilizó su posición como la empresa de publicidad en Internet más grande del mundo para perjudicar a los editores de noticias y otros vendedores de anuncios en Internet.

Las autoridades dijeron que un servicio propiedad del gigante de Silicon Valley y utilizado por otros para vender anuncios en Internet le dio al negocio de Google una ventaja, socavando la competencia.

Como parte del acuerdo, Google acordó poner fin a la práctica de dar a sus servicios un trato preferencial y cambiar su sistema de publicidad para que funcione más fácilmente con otros servicios.

Google construyó su dominio en la publicidad online durante más de una década, al controlar la tecnología en casi todos los pasos de un proceso que sustenta partes clave de la economía de Internet.

Sus servicios ayudan a los editores a vender espacio en sus sitios web y su tecnología ejecuta subastas automatizadas que permiten a las marcas ofertar para colocar anuncios en esos espacios.

La posición de Google fue durante mucho tiempo motivo de preocupación entre los competidores y los editores de noticias, quienes dicen que le da a la empresa información injusta sobre los precios de la publicidad, el inventario y los datos que otros no pueden equiparar.

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.