¿Puede el gato distinguir su nombre? Sí, pero elige ignorarte

Aunque parecen no distinguir palabras, los felinos sí tienen esa capacidad de distinguir nombres y a veces simplemente eligen ignorar a los humanos, según un nuevo estudio centífico. Ciencia En Zapatillas

0

A diferencia de los perros, la capacidad de los gatos domésticos para comunicarse con los humanos no se ha explorado a fondo.

Los gatos pueden distinguir sus nombres de otros sonidos aleatorios. Esto implica que sí, tu gato simplemente elige ignorarte, y prefiere no responder a tus llamadas para pasar el rato.

En realidad sería algo así como que el humano del gato es ignorado, pese a que su dueño, el gato, entiende lo que dice, de confirmarse esta hipótesis.

Los investigadores dicen que intentaron varios experimentos para ver cómo reaccionarían los gatos a sus nombres, conducidos en la casa del gato y con su dueño fuera de la vista.

Al precer, eligieron sustantivos con aproximadamente el mismo acento y longitud que el nombre del gato e hicieron que tanto el dueño del gato como un extraño los registraran.

Pusieron el audio a los gatos con intervalos de 15 segundos entre cada sonido. El nombre del gato fue el último.
Independientemente de quién estaba hablando, la mayoría de los gatos reaccionaron de alguna manera, moviendo la cabeza o levantando las orejas cuando se pronunciaban sus nombres.

“De los resultados de todos los experimentos, parece que al menos los gatos que viven en hogares comunes pueden distinguir sus propios nombres de las palabras generales y los nombres de otros gatos”, concluyeron los investigadores.

“Esta es la primera evidencia experimental que muestra la capacidad de los gatos para comprender las expresiones verbales humanas”.

Aunque los investigadores concluyeron que los gatos pueden distinguir sus propios nombres de otras palabras, el estudio no pudo concluir si los gatos pueden distinguir el nombre como un identificador para ellos o simplemente una palabra que puede tener un significado especial.

El estudio publicado en Scientific Reports, los investigadores descubrieron que los gatos, entonces, comprenderían su nombre y entienden cuando son llamados.

La comunicación de los gatos

Los gatos comenzaron a convivir con los humanos hace unos 9,500 año, su historia de convivencia con humanos es más corta que la de los perros y han sido domesticados por selección natural, no por selección artificial.

Pero los gatos también han desarrollado comportamientos relacionados con la comunicación con los humanos; Por ejemplo, para los oyentes humanos, las vocalizaciones de los gatos domésticos son más cómodas que las de los gatos salvajes africanos (Felis silvestris lybica).

Además, el ronroneo tiene diferentes componentes acústicos durante la solicitud de alimentos que en otros momentos, y los humanos perciben tales ronroneos de solicitud como más urgentes y desagradables que los ronroneos de no solicitación.

Estos hechos indican claramente que los gatos domésticos han desarrollado la capacidad de comunicarse con los humanos y con frecuencia lo hacen; Bradshaw sugirió que esta capacidad comunicativa entre especies desciende de la capacidad comunicativa entre especies.

Los investigadores han comenzado recientemente a investigar la capacidad de los gatos para comunicarse con los humanos.

Por ejemplo, Miklósi y col. demostró que los gatos pueden usar el gesto de señalar humano como señal para encontrar comida oculta, de manera similar a los perros.

Los investigadores también sugirieron que los gatos no miran a los humanos cuando no pueden acceder a la comida, a diferencia de los perros. Sin embargo, un estudio reciente reveló que los gatos muestran un comportamiento de referencia social (mirando el rostro humano) cuando se exponen a un objeto potencialmente aterrador, y en cierta medida los gatos cambiaron su comportamiento dependiendo de la expresión facial de su dueño (positivo o negativo).

En situaciones de mendicidad alimentaria, los felinos también pueden discriminar los estados de atención de los humanos que los miran y los llaman. Además, Galvan y Vonk demostraron que los gatos eran moderadamente sensibles a las emociones de su dueño.

Además, los gatos pueden discriminar la voz de su dueño de la de un extraño. Esta evidencia de investigación ilustra que los gatos domésticos tienen la capacidad de reconocer señales gestuales, faciales y vocales humanas.

En los Experimentos, los gatos que se acostumbraron a los nombres generales con la misma longitud y acento que sus propios nombres se deshacían de sus propios nombres. Esto fue cierto tanto cuando se presentó la voz de su propietario como cuando se presentó la voz de la persona desconocida.

Ello a pesar de que los gatos distinguen las voces de los propietarios de las voces de las personas desconocidas. Estos resultados muestran que los gatos pueden identificar sus propios nombres a partir de otras palabras que consisten en la misma cantidad de mora pero con diferentes fonemas cuando son pronunciados tanto por personas conocidas como por personas desconocidas.

Los resultados del Experimento sugieren que los gatos de hogares comunes discriminan sus propios nombres de los de los gatos que conviven, pero que los gatos de un café para gatos pueden no hacerlo.

A partir de los resultados de todos los experimentos, parece que al menos los gatos que viven en hogares comunes pueden distinguir sus propios nombres de las palabras generales y los nombres de otros gatos.

Esta es la primera evidencia experimental que muestra la capacidad de los gatos para comprender las expresiones verbales humanas.

Fuente: Nature.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.