Se prohíbe tener muchos juguetes sexuales

Es por una ley de Texas, sobre la decencia. Pero en la práctica la aplicación no está extendida. #LeyesDelMundoToday

El Estado de Texas, en los EE.UU., prohíbe la posesión o la promoción del uso de más de seis consoladores o juguetes sexuales. Si bien es poco aplicada, esta norma está vigente.

La ley en cuestión parece estar dirigida a las escenas de adultos, ya que regula el uso de juguetes sexuales en una «obra de teatro, película, danza u otra exhibición realizada ante una audiencia».

La ley también define al juguete sexual como un «dispositivo obsceno» y declara un delito si alguien «posee seis o más dispositivos obscenos o artículos obscenos idénticos o similares se presume que los posee con la intención de promoverlos».

Según el Código Penal de Texas § 43.23 (a), una persona comete un delito de obscenidad si, conociendo su contenido y carácter, promueve o posee al por mayor con la intención de promover al por mayor cualquier material o dispositivo obsceno. Este delito es punible con hasta dos años en la cárcel estatal y/o una multa de hasta US$ 10.000.

La norma se refiere a un «Dispositivo obsceno» como se define en la Sección 43.21 del Código Penal de Texas, que básicamente son juguetes sexuales o dildos:

“Dispositivo obsceno” significa un dispositivo que incluye un consolador o una vagina artificial, diseñado o comercializado como útil principalmente para la estimulación de los órganos genitales humanos.

 

Leyes de la decencia

La ley, escrita en 1973 en un momento en que la Corte Suprema de los Estados Unidos se ocupaba de las leyes de obscenidad (y decencia). Esta norma adopta la postura «dura» sobre quien tenga muchos dispositivos.

Obviamente no faltan disidentes. Hubo una protesta bajo la consigna «Cocks Not Glocks», que organizó una manifestación porque se podría poseer legalmente más armas que juguetes sexuales.

«Estamos luchando contra el absurdo con el absurdo», dijo Jessica Jin, líder de la protesta llamada «Cocks Not Glocks: Campus (Dildo) Carry», donde se regalaron cientos de juguetes sexuales.

«Texas ha decidido que no es del todo desagradable o ilegal permitir armas ocultas mortales en el campus. Pero caminar con un consolador podría causarle problemas», dijo Jin, una alumna.

Lo cierto es que nadie fue procesado después de la manifestación por entregar los consoladores, y un tribunal federal de apelaciones invalidó esa ley hace aproximadamente una década.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.