Spam telefónico: ‘No me llamen’. ‘No más SMS’. En todo el país.

Actualizada a marzo de 2015. Ver también esta otra nota.

Hay una voz en el teléfono, a veces no querida. Las llamadas y SMS a cualquier hora que ofrecen un préstamo, una bonificación para la compra de un auto, un cenicero para la moto, un codo articulable para playmobil o un crucero de placer a Chernobyl (para adquirir un buen tostado…) son algunos ejemplos. Cuento algunas opciones para minimizar el spam telefónico y por SMS.

 

   1. Registro no llame porteño

En la Ciudad de Buenos Aires, esta Provincia y esta otra hay un registro “no llame” oficial. Muy interesante la ley de SFE que dice que, como regla, no te pueden llamar, y establece unas pocas excepciones. Además, está el registro. En la Ciudad de Buenos Aires ver este link.

La idea es que las empresas no puedan llamar a quien esté anotado en el Registro. Para anotarse hay que llamar al 147, seleccionar la opción “Defensa del Consumidor” y después “Registro No Llame”, “Alta en el Registro”. El sistema inscribirá automáticamente el número desde donde se llame, por dos años renovables.

Después de 15 días desde la inscripción las empresas no pueden lllamar a ninguna de las líneas inscriptas en este registro. (decreto reglamentario, art. 11). La regulación completa se puede ver acá. En la PBA, la ley está pero no la pusieron en práctica todavía.

 

2. Federal… Provincias y Ciudad de Buenos Aires

Hace poco se sancionó una ley nacional, y para anotarse está este link: http://www.nollame.gob.ar/

Nada impide que, ante la insistencia de una empresa en comunicarse, por ejemplo una concesionaria de autos o un banco, el afectado envíe una notificación pidiendo que se abstenga de hacerlo en el futuro.

En su momento, una persona me pidió que le redactare una intimación que comparto acá. Lógicamente cambié algunos datos, ver condiciones arriba.

O cuando me reclamaron deuda a dirección equivocada, envié esta carta:

«Motiva la presente el hecho de haber recibido numerosos llamados en horario de trabajo y de descanso para reclamar una supuesta deuda con la empresa La Insistente S.A. que habría contraído el señor Garnacha. No conozco al señor Garnacha ni tengo relación con la empresa citada. Por ende, los intimo para que den de baja mi nombre de la base de datos bajo apercibimiento de iniciar acciones legales por violación del artículo 1071 bis del código civil. Quedan ustedes notificados».

En la intimación se solicita que se abstengan de llamar en lo sucesivo y además se piden conocer qué datos personales tienen de la persona a la que llaman, su fuente y su bloqueo, derecho que acuerda a todo usuario la Ley 25.326, art. 27 que dice:

Archivos, registros o bancos de datos con fines de publicidad).

1. En la recopilación de domicilios, reparto de documentos, publicidad o venta directa y otras actividades análogas, se podrán tratar datos que sean aptos para establecer perfiles determinados con fines promocionales, comerciales o publicitarios; o permitan establecer hábitos de consumo, cuando éstos figuren en documentos accesibles al público o hayan sido facilitados por los propios titulares u obtenidos con su consentimiento.

2. En los supuestos contemplados en el presente artículo, el titular de los datos podrá ejercer el derecho de acceso sin cargo alguno.

3. El titular podrá en cualquier momento solicitar el retiro o bloqueo de su nombre de los bancos de datos a los que se refiere el presente artículo.”

Si el producto que ofrecen es para una relación de consumo, tanto la empresa de telemarketing como quien la contrata podrían ser responsables, solidarios, de cumplir con la normativa aplicable. Por ello, la intimación se dirige a ambos.

Para probar que se envió, hay que hacerlo por carta documento, telegrama o al menos pedir un recibo o copia sellada y firmada por la empresa.

 

 

3. SMS spameros y con costo

Para los SMS (¿Cómo se forma el plural, che? 😉 con publicidad la cuestión es similar. Las empresas nos tienen tanto aprecio que se preocupan por nosotros, nos quieren y se contactan en cualquier momento… Según una encuesta que hicimos, hay consenso en que esta modalidad publicitaria, por defecto, no se debería poder hacer.

Pero incluso estando permitidos, como mínimo, entonces, el usuario tiene el derecho de optar porque no le envíen más publicidad, y la empresa es responsable por los daños si no lo hace. Veamos.

a) Prevenir mejor que curar

¿Cómo obtienen nuestros datos? ¿Cómo saben a quién enviarle una oferta de mobile phone with SMS #2
préstamo, de un auto o de una promo de Internet? Simple, cada vez que solicitamos un celular firmamos un contrato. Son las famosas “condiciones generales”, unas 10 páginas que nadie lee, bueno casi nadie. Allí encontramos que en todas hay una cláusula que dice que la empresa puede vender los datos. Las de Personal, por ejemplo, en el artículo 28 dicen:

Aquellos datos del solicitante que no requieren su
consentimiento previo para su recolección,
tratamiento y cesión -conforme con lo establecido en
los artículos 5º, inciso 2., sub-inciso c), y 11º, de la Ley
N° 25.326 de Protección de Datos Personales-, podrán
ser utilizados por Personal, o por terceras personas a
las que Personal se los hubiere cedido, para la
realización de acciones promocionales de marketing,
sin necesidad de notificación y/o autorización previa
del solicitante. En caso que el solicitante quisiere
tener conocimiento de la identificación y datos del
cesionario de los archivos cedidos, deberá solicitarlo
a Personal por medio fehaciente, o personalmente, en
los Centros de Atención al Cliente. […]”

 

Los términos de Movistar (artículo 17) y Claro (articulo 16) dicen algo parecido. “Ahhh, listo, saco Nextel!”; es igual (artículo 4.4).

Calma. Hay solución: la ley permite al usuario retirar ese permiso para que vendan los datos. De esta manera, el usuario puede retirar la autorización desde el mismo momento en que se contrata el servicio. El Dr. Alegato presentó una notita que decía así:

“Córdoba, 13 de mayo de 2013. En la fecha contraté la línea (011) 6 xx -xxxx. Advierto que las condiciones del servicio contratado prevén la posibilidad de ceder mis datos a terceros. Por la presente revoco ese permiso, en los términos del artículo 11, inciso 2º de la ley 25326. De esta manera retiro cualquier permiso o autorización para que puedan ceder mis datos personales a terceros, cualquiera sea la índole. Y los hago personalmente responsables en caso de violar esta obligación. Firmado: Dr. Alegato, DNI 900.000.000.”

Una nota similar, con las adaptaciones del caso, presenta el Dr. Alegato cuando saca algún servicio, por ejemplo al abrir una cuenta corriente, sacar una tarjeta de crédito y demás, si las condiciones tienen una cláusula de ese tipo. La Dra. Katerina directamente ni usa bancos, se maneja con Bitcoins.

El titular de los datos puede monitorear, tener acceso a los datos que cualquier empresa tiene sobre su persona e incluso saber si fueron cedidos y cómo, cuándo y qué (ley 25326). Si se verifica que incumplieron y cedieron los datos sin permiso, se podría reclamar los perjuicios que causaron, además de denunciarlo en la DNDP.

b) Algunos remedios

1. Está la opción de pedir a la empresa que lo envía la baja de nuestros datos en su base y el bloqueo de toda publicidad. Se hace con una nota de la cual conviene pedir recibo (o al menos un mail si uno no quiere molestarse) como la de arriba para el caso de los llamados. En casos extremos, una carta documento telegrama es lo más recomendable.

También está el derecho de pedirle el bloqueo de ese número a la compañía de celular. Acá un link de una de las empresas para hacer ese trámite. Como la compañía es responsable de darnos un servicio adecuado, tiene que adoptar los medios para hacerlo.

La marca del concesionario también es responsable por esa publicidad no deseada. Aunque pretendan desligarse, el contrato que une a la concesionaria con la terminal regula todo, incluyendo la publicidad, diciendo qué pueden hacer y qué no. Pese a que muchas veces las fábricas saben que los concesionarios abusan de esta modalidad promocional, no le dan bolilla. Por ende, también se puede reclamar por ese lado, teléfono o mediante una nota. Como recibía un montón de mensajes de la concesionaria y terminal, redacté esta carta para enviar (como siempre, ver condiciones).

Si no responden, será cuestión de acercarse a la DNDP, Lealtad Comercial y Secretaría de Comercio para denunciar ese “acoso” publicitario, entre otras acciones legales que un abogado/a de confianza sabrá analizar y en su caso iniciar, como por ejemplo por violación a la intimidad (artículo 1071 bis del código civil) si no cesaron cuando se los intimó.

3. Finalmente, el usuario tiene la posibilidad de saber quién envía la publicidad, qué datos tiene de nosotros y enviar una nota pidiendo la baja de sus datos en la base. También, el derecho a saber si están registrados en la DNPDP y en su caso denunciarlos (ver arriba, para los llamados).

c) “Tiempo en Corea del Norte: Algo nublado por prueba nuclear, 23º, ataque zombie por la tarde. Para desuscribirse, enviá ‘baja'”.

Antes que nada, sepamos que ningún mensaje no pedido puede generar costos. Tampoco pueden enviarnos un mensaje que como el del título—> ilegal. Esto vale para “suscripciones” que a veces envían sin el consentimiento del usuario o cuando se clickea un link sin querer al instalar alguna aplicación… me ha pasado.

1. Primero, averiguar qué compañía nos envía el SMS no querido con el pronóstico del tiempo en Burundi. Si tiene página web, saber el nombre, buscar su página web en Google y averiguar sus datos en www.nic.ar para llamar por teléfono o enviarles una nota o carta documento. Lo probé y funcionó. Defensa del Consumidor es una buena opción si no dan bolilla.

2. Reclamar en la compañía de celular. Si bien a veces se desentienden diciendo que es “por cuenta y orden de terceros”, ellos lo están facturando ¿nocierto? En tal caso, el usuario tiene derecho a reclamar en la compañía; tiene que dar una respuesta a ese reclamo dentro de los 10 días hábiles. La compañía no puede alegar que eso depende de un tercero, porque es la empresa de celular la percibe ese monto y con la cual el usuario tiene relación. En caso de respuesta no satisfactoria, Defensa del Consumidor y CNC son algunas opciones.

4. ¿Reclamar daños?

Cuando está el Registro No Llame, como en la Ciudad, la cuestión es más clara porque la Ley faculta al damnificado a denunciar en Defensa del Consumidor (se puede hacer en cualquier comuna). Incluso se podrían pedir daños punitivos (art. 52 bis, Ley 24.240) que es una multa a favor del consumidor.

En otros lugares, será necesario acreditar el daño sufrido para reclamar los daños. El usuario podría argumentar que si la reiteración de llamadas fue de una magnitud tal que afectó su vida privada y tranquilidad, se violó el artículo 1071 bis del Código Civil que las protege, y el deber genérico de no dañar a otro (artículo 1109 del Código Civil). Habría que analizarlo cada caso pero es importante saber que nuestro tiempo vale.

Para terminar, les dejo un video de Seinfeld, con una respuesta al telemarketer: