Algunas leyes frecuentes a texto completo

2

Sentencia sobre daños y perjuicios a favor de un motoquero

Aplicaron el nuevo código civil a un hecho acaecido antes. El motoquero laburaba como repositor de supermercado y cobraba $1.000. Terminó con varias fracturas por el choque de moto. Jueces ordenaron indemnizarlo. En el caso, la ART inició el juicio contra el que chocó al motoquero, que iba a laburar, para reembolsarse lo que le pagó.

 

Expte. 68117/2006 – “Mapfre Argentina Art S.A. y Otros c/ … Ernesto y Otros S/Interrupción De Prescripción (ART. 3.986 C.C)”– CNCIV – SALA B – 09/09/2015

///nos Aires, Capital de la República Argentina, a los 09 días del mes de Septiembre de dos mil quince, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala “B”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados: “MAPFRE ARGENTINA ART SA c/K…, Ernesto y ots. s/ Interrupción de Prescripción” y “Sxxx Oliver RRR c/ K…, Ernesto y ots.” respecto de la sentencia común a ambos expedientes de fs. 396/410 y 630/644, respectivamente, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver: ¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada? Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden Señores Jueces Doctores: PARRILLI-RAMOS FEIJOO-MIZRAHI- A la cuestión planteada el Dr. Parrilli, dijo:

1.- La sentencia impugnada: En la sentencia común glosada a fs. 630/644 de los autos caratulados: “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios ordinario” (EXP. N° 53.432/2005) y a fs. 396/410 de su acumulado: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC) -ordinario-” (EXP. N° 68.117/2006), el Sr. Juez a cargo del Juzgado n° 32, hizo lugar parcialmente a las respectivas demandas iniciadas con motivo del accidente de tránsito que sucediera el día 27 de agosto de 2004, pasadas las seis y media de la mañana, sobre la Avenida Crámer de esta Ciudad, cuando el automóvil Renault 21, dominio AEJ-573, propiedad de Antonio TTT y conducido por Ernesto K… se cruzó imprevistamente al carril contrario de circulación e impactó a la motocicleta comandada por Oliver RRR Sxxx causándole lesiones. En consecuencia, condenó al propietario del referido automóvil y a su conductor, junto a la aseguradora “Paraná S.A. de Seguros” a pagar a Oliver RRR Sxxx, la suma de $ 288.771,71 en concepto de incapacidad física sobreviniente, cirugías futuras y daño moral y a “Mapfre Argentina ART. S.A” la suma de $ 84.525,13, en concepto de reintegro por las prestaciones que esta última aseguradora realizara a Sxxx de acuerdo a lo previsto en la ley 24.557 de riesgos del trabajo. En ambos casos, condenó a pagar el capital más los intereses respectivos a liquidarse desde la fecha de la mora que el Sr. Juez identificó con la realización de la audiencia de mediación y hasta el efectivo pago, utilizando la tasa activa del Banco de la Nación Argentina y las costas. 2. Los recursos 2.1. Autos: “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios- ordinario” (EXP. N° 53.432/2005) Contra la sentencia de fs. 630/644 interpusieron recursos “Paraná S.A. de Seguros” a fs.648 y el actor a fs.652. Los sostuvieron mediante los respectivos escritos de expresiones de agravios glosados a fojas 721/727 (contestado a fs.729/731) y de fs.709/715 (contestado a fs.732/733). 2.1. Autos: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC)- ordinario-“( EXP. N° 68.117/2006), Contra la sentencia de fs.396/410, interpusieron recursos “Mapfre Argentina ART S.A” (ver fs.426) y “Paraná S.A. de Seguros” (ver fs.418 p. IV). Dichos recursos fueron fundados a través de las respectivas expresiones de agravios glosadas a fs.501/505 contestada a fs.526 y de fs.512/518 contestado a fs.520/524. 3. Los agravios 3.1. Autos: “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios”

 

El actor se agravia de la fecha establecida para el inicio del curso de los intereses que considera incorrecta; del rechazo de la indemnización por daño psíquico y de la cuantía reducida de los rubros indemnizatorios. De su lado, “Paraná S.A. de Seguros” impugna la tasa de interés activa establecida para el cálculo de los réditos. 3.2. Autos: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC)” La actora cuestiona que se haya fijado como fecha para el inicio del curso de los intereses la mediación y afirma que deben ser liquidados desde la fecha del accidente. Por su parte, la aseguradora de los demandados- “Paraná S.A. de Seguros” impugna la tasa de interés activa establecida para el cálculo de los réditos con idénticos fundamentos a los expresados en el expediente acumulado. 4. Aclaraciones previas

Frente a la existencia de normas sucesivas en el tiempo, antes de entrar en el examen de los agravios que les provoca la sentencia a las partes, debo aclarar que al ser el daño un presupuesto constitutivo de la responsabilidad (cfr. arts. 1716 y 1717 del Código Civil y Comercial de la Nación y art. 1067 del anterior Código Civil), aquél que diera origen a este proceso constituyó, en el mismo instante en que se produjo, la obligación jurídica de repararlo. En consecuencia, de conformidad con lo dispuesto en el sistema de derecho transitorio contenido en el art. 7° del nuevo Código y como ya lo he resuelto anteriormente (ver esta Sala, mi voto en autos: “Demortier Adriana Noemí y otros c/ CLINICA MODELO LOS CEDROS SA y otros s/daños y perjuicios – resp. prof. médicos y aux. (47177/2009) del 6-8-2015) la relación jurídica que da origen a esta demanda, al haberse consumado antes del advenimiento del actual Código Civil y Comercial de la Nación, debe ser juzgada -en sus elementos constitutivos y con excepción de sus consecuencias no agotadas- de acuerdo al sistema del anterior Código Civil- ley 17.711, interpretado, claro está, a la luz de la Constitución Nacional y de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos ratificados por nuestro país porque así lo impone una correcta hermenéutica en respeto a la supremacía constitucional. Sentado lo anterior, también considero indispensable señalar, antes de considerar los recursos, que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso (ver CSJN, “Fallos”: 258:304; 262:222; 265:301; 272:225, entre otros). Asimismo, en sentido análogo, tampoco es obligación del juzgador ponderar todas las pruebas agregadas, sino únicamente las que estime apropiadas para resolver el conflicto (art. 386, in fine, del ritual; CSJN, “Fallos”: 274:113; 280:3201; 144:611). Hechas estas precisiones examinaré los agravios de las partes aclarando que en primer término habré de considerar las quejas de Oliver RRR Sxxx relativas al rechazo de la indemnización por daño psíquico y por la cuantía de los restantes rubros de la cuenta indemnizatoria. Luego, consideraré las quejas del referido con relación a la fecha inicial para el curso de los réditos y aquéllas expuestas por la aseguradora “Paraná” respecto de la tasa activa dispuesta para calcularlas.

  1. El daño psíquico, la cuantía de los rubros. El actor se agravia porque el Sr. Juez ha rechazado indemnizar el daño psíquico constatado por el perito y estimado en 12 % y también por la cuantía del daño físico cuya incapacidad fue estimada en un 58%. Para comenzar diré que la prueba debe ser ponderada de acuerdo a las reglas de la sana crítica (cfr. art. 386 del Código Procesal) y esta última no es otra cosa que la lógica y la experiencia del juez. Pues bien, un obrar lógico indica que si el Juez recurre al informe de expertos para ilustrarse sobre aspectos científicos que escapan a su conocimiento (cfr. 457 del Código citado)- como lo hizo en el caso para determinar las incapacidades- no puede luego, cuando aquéllos emiten un dictamen fundado en los conocimientos que le son propios y ajustado a lo dispuesto en el art. 472 del referido Código, descartar sus conclusiones, salvo claro está que existan en el expediente constancias objetivas que las desvirtúen (cfr. art. 477 CPCCN) pero, en este proceso, no se han aportado (ver esta Sala, mi voto in re, “Mendoza Valdivia Pedro y otro c/ Luizaga Peredo Gustavo y otros s/daños y perjuicios (Acc. tran. c/les. o muerte) (104724/2011) del 18-8-2015).

De manera tal que si el perito aclara que la incapacidad psíquica está consolidada y que el tratamiento psicológico sugerido es para evitar que empeore el cuadro evolucionando hacia patologías más graves (ver 435 última parte y 438 punto “r”), mal puede concluirse – apartándose de ese dictamen – que estemos en presencia de un daño transitorio por el sólo hecho que se haya indicado dicho tratamiento. En suma, como no es incompatible resarcir el daño psíquico y al mismo tiempo indemnizar el costo del tratamiento psicoterapéutico a que debe someterse la víctima pues ello no implica que el primero pase a ser un daño transitorio (cfr. CNCivil, Sala “E”, C.345.988 del 29-5-2002 y c.420.497 del 30-3-2005), cabe reconocer la indemnización por daño psíquico aunque ponderándola dentro de la incapacidad sobreviniente y en conjunto con el plano físico, pues ambos inciden unitariamente en la persona, por lo que en ese aspecto habré de admitir las quejas de los actores con el alcance indicado. En ese sentido, la Corte Federal ha sostenido que cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas de manera permanente, esta incapacidad debe ser objeto de reparación al margen de que desempeñe o no una actividad productiva pues la integridad física tiene en sí misma un valor indemnizable y su lesión afecta diversos aspectos de la personalidad que hacen al ámbito doméstico, social, cultural y deportivo con la consiguiente frustración del desarrollo pleno de la vida (Fallos: 308:1109; 312:752, 2412; 315:2834; 316:2774; 318:1715; 320:1361; 321:1124; 322:1792, 2002 y 2658; 325:1156; 326:847). Para evaluar el resarcimiento no es necesario recurrir a criterios matemáticos ni tampoco son aplicables los porcentajes fijados por la ley de accidentes de trabajo, aunque puedan resultar útiles para pautas de referencia, sino que deben tenerse en cuenta las circunstancias personales del damnificado, la gravedad de las secuelas, los efectos que éstas puedan tener en su vida laboral y de relación (Fallos: 320:1361; 325:1156). A tal fin ha de repararse en el hecho de que a la fecha del suceso dañoso el actor contaba con 26 años y se desempeñaba como repositor en un supermercado, teniendo un ingreso de algo más de mil pesos (ver fs.19/22 del expediente de beneficio de litigar sin gastos) y las graves lesiones sufridas que describe el perito médico ( fractura transversa de tercio distal de tibia y peroné izquierdo, con secuelas para deambulación y funcionales de la articulación del tobillo; fractura de extremo proximal de húmero izquierdo; fractura de acetábulo izquierdo, con afectación para demabular; fractura supreacondílea de fémur derecho).

En razón de las circunstancias expuestas, descontando las indemnizaciones ya percibidas por el actor de la aseguradora de riesgos del trabajo y que se indican en la sentencia, considero que resulta reducida la suma concedida por daño físico por lo que, ponderando que, en su momento, se demandó lo que en más o en menos resultare de la prueba a producirse (ver fs. 26 vta) y las sumas concedidas por otras Salas de este Tribunal en casos análogos (ver en base de montos indemnizatorios de esta Cámara Caso nro.: 17874, Sala “D” sentencia del 29-6-2015 y caso 17.865, Sala “J” sentencia del 16-7-2015), propongo al Acuerdo, que en ejercicio de las facultades conferidas por el art. 165 del Código Procesal, se eleve el monto de la indemnización por daño físico hasta la suma de $ 280.000 – pesos doscientos ochenta mil – y adicionarle la suma de $ 70.000, – pesos setenta mil – por el daño psíquico – incluyendo allí mismo el costo del tratamiento psicológico-, es decir establecer por incapacidad sobreviniente psicofísica, una indemnización total de $ 350.000 – pesos trescientos cincuenta mil – con independencia de las suma percibidas de la aseguradora de riesgos del trabajo, admitiendo con este alcance las quejas del actor. En lo concerniente a la fijación del daño moral, debe tenerse en cuenta el carácter resarcitorio de este rubro, la índole del hecho generador de la responsabilidad, la entidad del sufrimiento causado, que no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio a éste (Fallos: 321:1117; 323:3614 y 325:1156, entre otros).

Además, cabe recordar que conforme a la Corte IDH la liquidación de este reclamo “debe ajustarse a los principios de equidad”, mediante un “ejercicio razonable del arbitrio judicial”, porque es imposible asignar al daño inmaterial un equivalente monetario preciso (cfr. caso Aloeboetoe y Vs. Surinam. Reparaciones y Costas. Sentencia de 10 de septiembre de 1993. Serie C No. 15, párrafo 86 y caso del Penal Miguel Castro Castro vs. Perú, sentencia del 25-11- 2006). Sobre la base de lo antes expuesto, ponderando las graves lesiones físicas sufridas, que la rehabilitación del actor duró un año (ver fs. 436 “i”), las cicatrices que el accidente produjo en su cuerpo y la necesidad de someterse a intervenciones quirúrgicas y dado que se ha demandado lo que en más o en menos resultare de la prueba, entiendo que la suma fijada resulta exigua y, por consiguiente, propongo al Acuerdo admitir las quejas del demandante y elevarla, en uso de las facultades previstas en el art. 165 del CPCCN, a la suma de $ 150000 –pesos ciento cincuenta mil– En lo que respecta a la sumas reconocidas por cirugías futuras, en tanto las sumas reconocidas encuentran respaldo en las conclusiones del perito (ver fs. 436 punto “p”) que no aparecen desvirtuadas por otros elementos objetivos, por lo que sobre este punto propongo al Acuerdo rechazar las quejas del actor y confirmar la suma de $ 7000 concedida en la anterior instancia. 6. La tasa de interés aplicable para liquidar los réditos y la fecha desde la cual se computan en expediente : “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios” En el ámbito de la responsabilidad aquiliana, como lo es el caso, la mora es automática, por lo que el curso de los intereses moratorios comienza a partir de cada perjuicio sufrido por la víctima (CNCiv. en pleno del 16/12/58 en autos “Gómez c. Empresa” publicado en La Ley 93/667; FALLOS 191:280; 238:44; 274:377, entre otros). En consecuencia, esta Sala viene sosteniendo que para casos como el presente debe aplicarse la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina desde el momento del hecho y hasta el efectivo pago que hagan los deudores. Es que, dicha tasa de interés resulta obligatoria en los términos del artículo 303 del CPCCN, precepto que esta misma Sala considera vigente en su redacción originaria conforme lo decidido en autos: “Pérez Horacio Luis c/ Banco Sáez SA s/ ejecución de honorarios, pub. LL CITA ONLINE AR/JUR/55224/2013, del 30/08/2013. En consecuencia, deberá aplicarse la referida tasa activa en los casos en que la misma no genera o configura un “enriquecimiento indebido”. Si así fuera e importara una situación excepcional que se apartara de la regla general establecida en el plenario “Samudio de Martínez, L. c/ Transportes Doscientos Setenta SA”, debe ser probada en forma clara por el deudor en el ámbito del proceso (cf. art. 377 del CPCCN), circunstancia que no se verifica en el presente.

Finalmente, debo aclarar que con relación a los intereses devengados a partir de la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y hasta el efectivo pago, al ser una consecuencia no agotada de la relación jurídica que diera origen a esta demanda, la tasa que resulte aplicable para liquidarlos por imperio del art. 768 del citado ordenamiento, nunca podrá ser inferior a la activa antes referida, pues ante la falta de pago en tiempo de la indemnización y dadas las actuales circunstancias económicas iría en desmedro del principio de la reparación plena del daño que se ha causado a los pretensores (ver art. 1740 del mismo Código). En consecuencia propongo al Acuerdo modificar lo atinente a la tasa de interés admitiendo las quejas del actor sobre la fecha de inicio del curso de los réditos y rechazar las quejas de “Paraná S.A. de Seguros” sobre la tasa a utilizar para el cálculo. 7. La tasa de interés aplicable para liquidar los réditos y la fecha desde la cual se computan en expediente: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC)”(EXP.N° 68.117/2006). Como la expresión de agravios resulta idéntica a la presentada en el expediente acumulado por las razones ya expuestas en el punto anterior, se desestiman las quejas de “Paraná S.A de Seguros” relativas a la aplicación de la tasa activa. En cuanto al inicio de los intereses, conforme lo resuelto en el considerando 7° será desde la fecha en que se pagó cada una de las prestaciones previstas en la ley 24.557 a causa del accidente sufrido por Sxxx Oliver RRR pues allí se configuró el perjuicio para la ART demandante y hasta el efectivo reintegro por parte de los demandados y su aseguradora (cfr. CNCivil, Sala F, in re, “Consolidar Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. c. Breglia, José Daniel y otros” del 10/11/2009 Publicado en: DJ 31/03/2010 , 815 Cita online: AR/JUR/47076/2009) por lo que propongo al Acuerdo, con ese alcance, admitir las quejas de la actora y modificar lo resuelto en cuanto a la fecha de inicio a computar para calcular los intereses debidos.

Por todo lo expuesto y si mi voto fuera compartido, propongo al Acuerdo: 1. Autos: “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios”(EXP. N° 53.432/2005):

1.a) elevar el monto de la indemnización por daño físico hasta la suma de $ 280.000 – pesos doscientos ochenta mil – y adicionarle la suma de $ 70.000, – pesos setenta mil – por el daño psíquico – incluyendo allí mismo el costo del tratamiento psicológico-, es decir establecer por incapacidad sobreviniente psicofísica, una indemnización total de $ 350.000 – pesos trescientos cincuenta mil – con independencia de las sumas percibidas de la aseguradora de riesgos del trabajo;1.b) elevar la suma concedida por daño moral hasta $ 150.000- pesos ciento cincuenta mil-; 1.c) modificar el inicio de los intereses estableciendo que deberán computarse desde la fecha del hecho ilícito que diera origen a este proceso ( 27.8.2004) y hasta el efectivo pago, liquidándose con la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina; 1.d) confirmar la sentencia recurrida en lo demás que decide y fue materia de recurso; 1.e) las costas de Alzada se imponen a la aseguradora “Paraná S.A de Seguros” que resulta vencida (art. 68 del CPCCN); 2. Autos: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC) (EXP.N° 68.117/2006)”: 2.a) modificar el inicio de los intereses estableciendo que deberán computarse desde la fecha en que la actora pagó cada una de las prestaciones previstas en la ley 24.557 y cuyo reintegro pretende, liquidándose con la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina; 2.b) confirmar la sentencia en lo demás que decide y fue materia de recurso. 2.c.) las costas de Alzada en este último proceso se imponen en el orden causado dada la existencia de vencimientos recíprocos (art. 68 última parte y 71 CPCCN).

Los Dres. Ramos Feijóo y Mizrahi, por análogas razones a las aducidas por el Dr. Parrilli, votaron en el mismo sentido a la cuestión propuesta.

Con lo que terminó el acto: PARRILLI-RAMOS FEIJOO MIZRAHI Es fiel del Acuerdo.- Buenos Aires, Septiembre 09 de 2.015.

Y VISTOS: Por lo que resulta de la votación que instruye el Acuerdo que antecede, se resuelve:

Autos: “Sxxx Oliver RRR c/K… Ernesto y otro s/daños y perjuicios”(EXP. N° 53.432/2005): 1.a) elevar el monto de la indemnización por daño físico hasta la suma de $ 280.000 – pesos doscientos ochenta mil – y adicionarle la suma de $ 70.000, – pesos setenta mil – por el daño psíquico – incluyendo allí mismo el costo del tratamiento psicológico-, es decir establecer por incapacidad sobreviniente psicofísica, una indemnización total de $ 350.000 – pesos trescientos cincuenta mil – con independencia de las sumas percibidas de la aseguradora de riesgos del trabajo;1.b) elevar la suma concedida por daño moral hasta $ 150.000- pesos ciento cincuenta mil-; 1.c) modificar el inicio de los intereses estableciendo que deberán computarse desde la fecha del hecho ilícito que diera origen a este proceso ( 27.8.2004) y hasta el efectivo pago, liquidándose con la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina; 1.d) confirmar la sentencia recurrida en lo demás que decide y fue materia de recurso; 1.e) las costas de Alzada se imponen a la aseguradora “Paraná S.A de Seguros” que resulta vencida (art. 68 del CPCCN); 2. Autos: “Mapfre Argentina ART. S.A c/ K… Ernesto y otros s/ interrupción de la prescripción (art. 3986 CC) (EXP.N° 68.117/2006)”: 2.a) modificar el inicio de los intereses estableciendo que deberán computarse desde la fecha en que la actora pagó cada una de las prestaciones previstas en la ley 24.557 y cuyo reintegro pretende, liquidándose con la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina; 2.b) confirmar la sentencia en lo demás que decide y fue materia de recurso. 2.c.) las costas de Alzada en este último proceso se imponen en el orden causado dada la existencia de vencimientos recíprocos (art. 68 última parte y 71 CPCCN). Teniendo en cuenta como se decide en esta instancia, se difiere la adecuación dispuesta por el art. 279 del Código Procesal respecto de las regulaciones practicadas a fs. 643 vta. y fs. 409 vta./410 de los expedientes n° 53.432/05 y 68.117/06 – respectivamente – , así como la determinación de los honorarios correspondientes a la tarea desplegada en la Alzada, hasta tanto exista liquidación definitiva aprobada. Regístrese, notifíquese por cédula por Secretaría. Fecho, publíquese (c. Acordada 24/2013 CSJN). Cumplido, devuélvanse las actuaciones a primera instancia.-

 

Fdo.: PARRILLI – RAMOS FEIJOO – MIZRAHI

2 Comentarios
  1. DANIEL RIZZI dice

    a partir de agosto 1-2015 rige el CODIGO UNIFICADO con 40 articulos solamente sin leyes especiales.

  2. Yo dice

    RRHH nos dijo que trabajaremos hasta el mediodia. Nuestro horario normal es de 7:30 a 12:00 y de 15:00 a 19:00…. entonces????

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.