Investigadores israelíes descubren los peligros de los edulcorantes artificiales

l investigador de la Universidad Ben-Gurion, Ariel Kushmaro, señaló que hay poco etiquetado preciso de los edulcorantes artificiales en los productos, lo que dificulta saber cuánto contiene cada producto, reportó el diario Jerusalem Post

En una nueva investigación ha encontrado que los edulcorantes artificiales aprobados por la FDA pueden hacer que las bacterias intestinales previamente sanas se enfermen, lo que provoca malestar y problemas digestivos, según los científicos de la Universidad Ben-Gurion.

Los investigadores, que publicaron sus hallazgos el mes pasado en la Revista Internacional de Ciencias Moleculares, analizaron seis edulcorantes artificiales de uso común. Si bien ninguno de ellos mata activamente las bacterias, tres de los seis afectan significativamente la comunicación.

Para probar los edulcorantes, los científicos utilizaron suplementos deportivos. Examinaron aspartamo, sacarina, sucralosa, acesulfamo de potasio (Ace-K), Advantame y neotame.

Se descubrió que tres (aspartamo, sucralosa y sacarina) inhiben significativamente la comunicación bacteriana. Al menos uno de los tres se encontró en todos los suplementos deportivos que probaron.

“El hecho de que las bacterias utilicen la detección de quórum para comunicarse entre sí revoluciona nuestro entendimiento y nos permite brindar respuestas más claras”, dijo la investigadora principal, la Dra. Karina Goldberg. “Los edulcorantes artificiales interrumpen esa comunicación, lo que indica que los edulcorantes artificiales pueden ser problemáticos en el largo plazo.»

El investigador Ariel Kushmaro señaló que hay un etiquetado poco preciso de los edulcorantes artificiales en los productos, lo que dificulta saber cuánto contiene cada producto.

«Nuestra investigación debería impulsar a la industria alimentaria a reevaluar su uso de edulcorantes artificiales», dijo Kushmaro dijo a Jerusalem Post.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.