¿Está garantizado el abastecimiento de alimentos?

Frente a la situación de cuarentena por el coronavirus, nos preguntamos esto al ver la góndola del supermercado con algunos faltantes.

0

Hay varios sectores exentos de cumplir la cuarentena total dictada por el Gobierno Nacional mediante el Decreto 297/20. Uno de ellos es la industria alimenticia, ¿a qué se debe esta decisión y por qué las empresas de alimentos cumplen un papel importante en estos días de cuarentena obligatoria?

Más allá de lo obvio, necesitamos comer, hay algunos puntos a considerar para que funcione la cadena de los alimentos. Semana a semana veníamos viendo cómo, el Coronavirus empezaba a dispersarse por todo el mundo. Llegó a nuestro país y desde el Gobierno Nacional dispusieron varias medidas preventivas para frenar al CoVid-19, entre ellas la más reciente: cuarentena obligatoria hasta mediados de abril (y con posibilidades de prorrogarse).

¿Qué fue lo primero que hizo una gran parte de la sociedad? Abastecerse, como era de esperarse. Así fue que se hizo cotidiano ver fotos de gente comprando papel higiénico de forma desmedida, gente haciendo filas larguísimas para conseguir alcohol en gel, y gente pagando precios disparatados en barbijos.

Con la comida sucedió lo mismo: empezamos a ver góndolas más vacías —sobre todo en productos enlatados— y largas filas con changuitos repletos de comida.  Latas y carne han faltado. Algunas empresas no dan abasto porque si bien los trabajadores pueden asistir a la planta, también es cierto que hay trabajadores con factores de riesgo en casa, y en productos puntuales se puede ver una disminución, productos básicos y helado (aunque quizás sea básico ¿?)

 

 

La producción y el transporte de alimentos

Producir y transportar alimentos es uno de los motivos por el que las empresas productoras quedan exentas de la cuarentena: no debe haber desabastecimiento de productos.

Algunas fuentes del sector indicaron que desde el Poder Ejecutivo Nacional se bajó línea para producir en volumen más que variedad, de manera  que no falte nada en ningún comercio, ya sea mayorista o minorista.

Hay planteos relacionados con el transporte de alimentos. Y sobre cortes o restricciones  de acceso a municipios de distintas provincias.  Desde la Casa Rosada aseguraron al diario Clarín que “no hay ninguna restricción de circulación para el transporte de alimentos”

Sin embargo, a veces la logística se complica en el interior, muchos pueblos chicos se aislaron, no dejan entrar y no dejan que los camioneros entren a dormir ,comer ,bañarse…

Además, otra fuente del sector lácteo le indicó a Derecho En Zapatillas que “el tema es que para producir necesitas plasticos, carton, etiquetas , repuestos, etc, todo eso se complica…”. De todas maneras, el panorama general fue más alentador:

“Todavía no faltan alimentos, pero a veces se está dificultando la producción…. Por suerte la Argentina produce muchísima comida, incluso si bajamos al 90 o 70% todavía alcanza”.

Algo fundamental es no entraer en pánico si nos encontramos con supermercados sin nuestro paquete de galletitas favorito. La intención es controlar el abastecimiento desmedido, garantizando que todos tengan acceso a su compra cotidiana, tal y como lo hacían antes de esta medida.

Por su parte, distintas industrias alimenticias informaron que están trabajando de manera normal, implementado el home office en los sectores que no son imprescindibles para la elaboración de productos.

Además han extremado los cuidados y han dispuesto barbijos, alcohol en gel y guantes para todos los empleados que deben seguir cumpliendo su trabajo de forma presencial.

Las empresas también iniciaron campañas para traernos tranquilidad, asegurando que tendremos a disposición, como siempre, nuestros productos preferidos.

Por ejemplo Granix la tituló bajo el lema #HéroesDeLaAlimentación y emitió un comunicado en el cual se comprometen a seguir haciendo su parte mientras nos piden al resto que hagamos la nuestra: quedarnos en casa para cuidarnos, y también para cuidar al otro.

Los alimentos en otros países

A diferencia de otros países, en Argentina hay mano de obra, esta es una ventaja. En cambio, en Francia, también en cuarentena general, solo para el sector agrícola estima en 200.000 los puestos a cubrir para la recolección de las primeras cosechas.

Con las fronteras cerradas, los trabajadores temporarios extranjeros que suelen llegar en estas fechas a los campos galos no pueden entrar. Por eso, el Estado francés se ha aliado con los sindicatos agrícolas para facilitar la contratación.

“Quiero lanzar un gran llamamiento a las mujeres y hombres que hoy en día no trabajan, aquellas y aquellos que están confinados en sus casas: camareros, recepcionistas de hotel, peluqueros (…) A ellos les digo: ¡Uníos al gran ejército de la agricultura francesa!”, proclamó el martes el ministro de Agricultura, Didier Guillaume.

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.