Invocó la constitución para circular durante la cuarentena, así terminó

Una persona salió a pasear a su perro, o su perro a pasearlo a él, hasta que lo detuvo la policía por violar la cuarentena nacional argentina. Una reconstrucción ficticia de la noticia real

0

Eran las 6 de la tarde en Puerto Madryn, adonde corría una brisa tranquila y unos 5 grados celsius. La luz del crepúsculo ofrecía un cielo espectacular. Todo era calma, salvo por un hombre que corría apurado. Detrás, un patrullero se acercaba a paso lento pero inexorable.

Los horarios de la salidas de esparcimiento en Chubut

Los ciudadanos de Chubut solo tienen permitido salir por “esparcimiento” durante una hora cada día. Cuando termina esa hora, deben esperar al día siguiente y así. La salida no es colectiva, sino que hay dos grupos.

Desde las 6 de la mañana hasta que el sol despunta el mediodía solo pueden salir los que hayan nacido antes de 1960. Quien no haya estado aún presente cuando Neil Armstrong puso un pié en la luna no puede salir.

El resto debe esperar hasta las 5 de la tarde, cuando en lugar de servir torta galesa corren presurosos a la puerta, presurosos por ver el atardecer que en invierno es cada vez más temprano. Pero no todos pueden salir. Depende de la suerte asignada en el número de documento. A las 6 de la tarde, tienen que estar de nuevo en casa.

Si el vecino tiene un documento nacional de identidad con terminación en un número par, solo puede salir los lunes, miércoles y viernes. El resto de los días se reserva para los impares. Los domingos salen todos. Solo una hora igual, cualquier día.

Las reglas se difundieron para las ciudades de Trelew, Rawson, Puerto Pirámides, Gaiman, 28 de Julio. Y también Puerto Madryn, la ciudad donde transcurre la escena, aunque ahora tampoco se puede salir una hora. Por el aumento de casos, las salidas de esparcimiento están suspendidas, decretaron.

 

La resistencia del ciudadano de Chubut

El reloj dio las 6, todos tenían que regresar. La tolerancia suele ser de unos minutos, y por eso cada vecino calcula el recorrido para estimar el tiempo de regreso, no sea cosa que las agujas marquen las 6 y el toque de queda los agarre en la mitad.

Esto parece sencillo pero no lo es tanto, sobre todo si se varía el recorrido. Además, puede ser fácil calcularlo en ciudades lineales tipo damero, con cuadras parejas de 100 metros cada una. Cerca de las seis de la tarde, una vez que había caducado el horario de esparcimiento, una comisión policial se encontraba patrullando la zona costera, observando que no haya personas rezagadas en cuanto al horario en que se habilitaron las salidas de esparcimiento.

Este no es el caso de Madryn, o tal vez sí cerca del Museo Provincial, pero quien conoce Argentina sabe de las diagonales, las curvas, las vueltas que, sin ser ciudades medievales, le agregan complejidad al itinerario.

Por eso y por algún contratiempo, algún avistaje de un vecino o vecina del que hacía rato no se tenían noticias, porque no se pueden acercar pero al menos sí saludar y perder unos segundos, siempre suele haber algún rezagado. La policía sabe esto, tolera esto y no genera demasiados trámites, a no ser que el paseante deje de apurar el paso, que no marque una actitud de regreso.

 

Continuidad en los parques de esparcimiento

Quizás fue por plaza España, o por el parquecito de la Aldea Beleiro, cerrados todos pero con sus veredas permitetrales abiertas, adonde el hombre con su perro caminaban. El perro también olisqueaba todo, claro. Es perro.

La patrulla se acercaba por la calle, en un auto policial. El hombre sigue normal, mientras por la calle, al mismo ritmo y a la misma velocidad, la patrulla lo siguió durante una cuadra. Impávido el caminante.

Hasta que se abre la puerta de la patrulla y ahí sí decide mirar a los dos agentes que también lo miraron. Las miradas duraron un minuto. Hasta que los agentes se acercaron y el perro ladró.

—El artículo 14 de la Constitución me faculta a circular

—Tiene que volver a su casa, es un decreto de la intendencia

—Ningún zurdo comunista y menos la policía me lo va a impedir

—Tenemos órdenes de hacer cumplir la cuarentena, es por la salud de todos

—¿Cuál es la relación entre caminar y contagiar el virus, es esto razonable, hay un artículo 28 de la constitución?

—Si cada uno pensara como usted tenemos a todo Madryn compartiendo mate

—El mate es otro invento comunista, igual que la mandarina, zurdo

Los policías se miraron, y mientras aguantaban la sonrisa, el más alto sacó de su bolsillo trasero la libreta de actas de infracción.

Artículo 205 del Código Penal, anotaron en uno de los campos del formulario, y los datos del paseante. También consignaron la raza del perro, un Border Collie, que no opuso resistencia a la autoridad.

Al día siguiente mandaron el acta por despacho al Juzgado Federal de Rawson. Y al día siguiente el paseante recibió un correo electrónico con la intimación a permanecer en su domicilio según la reglamentación pertinente.

 


Reconstrucción libre de la historia, sobre la base de una noticia informada por el medio El Chubut.  La noticia se titula “Infractor dijo que ‘ningún zurdo comunista’ le va a impedir circular” y la bajada dice “A lo largo de estos más de dos meses de cuarentena se han vivido situaciones insólitas y la que ocurrió este lunes por la tarde pasa a engrosar lo que quedará seguramente como una anécdota, salvo para el infractor, que deberá afrontar una causa judicial federal.”

El diálogo de la nota y demás circunstancias son pura ficción, cualquier semejanza con la realidad es puramente casual y coincidencia.

Para un análisis sobre la validez y legitimidad de las medidas de emergencia, recomiendo leer este post de Derecho En Zapatillas. Comentarios bienvenidos.

 

Gobernar en crisis, la validez del derecho de emergencia, ¿Legítimo o autoritario?

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.